Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Mar Oct 22, 2013 9:10 pm.
Últimos temas
» ¿Os interesaría hacer un foro de un internado?
Mar Feb 24, 2015 5:30 am por Rol

» Solicitud de baja
Mar Ago 26, 2014 9:45 am por Sandra Castillo

» Charles [Dennis, Dani y Jason]
Vie Abr 18, 2014 9:54 am por Dennis Martin Ingram

» Hanna's Relationship
Miér Feb 19, 2014 7:40 am por Hanna Montgomery

» Registro de Casas
Miér Feb 19, 2014 3:42 am por Sandra Castillo

» Registro de personajes
Miér Feb 19, 2014 3:31 am por Sandra Castillo

» Registro de Poderes
Miér Feb 19, 2014 3:24 am por Sandra Castillo

» Ficha de Hanna Montgomery
Miér Feb 19, 2014 3:23 am por Sandra Castillo

» Registro de Avatares
Miér Feb 19, 2014 3:23 am por Sandra Castillo

Tinypic
Image and video hosting by TinyPicForo rol Vista OceanoImage and video hosting by TinyPic Quimera Asylum http://illiweb.com/fa/pbucket.gif PhotobucketNo Paradise In DarknessForo rol comunidad de policías rolMagic WorldHomenun Revelio Internado AstoriaMauna Loa: Academia Militar Darkest Night: El foro de rol de DC ComicsTLCPhotobucket Blue Bloods
Foro de rol basado en la serie "Los protegidos" presentada por Antena 3. Las ediciones de las imágenes, historias, textos, fichas y demás son propiedad del foro y no pueden ser distribuidas sin autorización del autor o de un administrador respectivamente. Licença Creative Commons
This work is licensed under a Creative Commons Atribuição-Uso não-comercial-Compartilhamento pela mesma licença 2.5 Spain License.

De curar a matar hay un paso (Silvia)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Jue Ene 12, 2012 11:05 am

Incluso los hospitales, con Silvia, parecían menos odiosos. Supongo que era su culpa, su sola presencia bloqueaba mis sentidos. Entonces todo era ella, no existía lo malo.

Habían pasado semanas desde que le declaré (accidentalmente) lo que sentía, y por muy duro que hubiese sido fingir que nada había pasado, las cosas parecían retornar solas a su curso natural, a cuando solo éramos colegas. Me encantaba la idea, era todo más fácil, más natural.

Incluso me había permitido a mi mismo un capricho a su lado ¿Ella me había visto a mi en plena acción? Genial. Pues era mi turno. Por primera vez, la había acompañado a hacer sus rondas de milagros en el hospital. Sentía fascinación por su complejo de Maria Teresa de Calcuta. Más aún, quise ayudarla con ello.

Pero puede que no acertara mucho con el disfraz.

- Doctor Rodriguez, tiene una paciente en la sala doce -informó una pava que se me acercó. Esa era enfermera. Y ese soy yo. El doctor Rodriguez.

Me mordí una uña, mirando a Silvia de reojo. Parecía muy divertida con la situación, ya que no era la primera vez que pasaba. Siendo un médico, podía entrar y salir con Silvia en cualquier lado y nadie se hacía preguntas... Pero sí que me daban el coñazo con mucho arte.

- ¿Eh? ¡Ah, sí, sí! Claro yo... Voy para allá -menti nerviosamente.
- Y luego vendrá la señora Gomez para que le miré su infección vaginal.

Hice un gesto de repugnancia que casi hace retorcere a mi amiga ¿Cuanto tiempo aguantaría con esa risa muda?

- Ni una palabra -le ladré cuando por fin nos habíamos desecho de la enferma plasta.

Froté mi hombro disimuladamente, resoplando. Llevaba más de una hora transformado... Empezaba a doler.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Invitado el Jue Ene 12, 2012 11:34 am

Desde la acampada, parecía que cada vez mejor podía reprimir mis sentimientos (o al menos en los que se refieren a Lucas) y parecía que a él le pasaba lo mismo.

Dentro del hospital, recorrimos la planta de los tíos que estaban en coma en busca de uno adecuado. Curar a un tipo así parecería una recuperación extraordinaria pero desde luego eso no lo podía hacer con todos. Y menos sabiendo que había gente vestida de negro podía saber de mi poder y buscarme…

Cuando entramos en una habitación, nos encontramos con una chica de unos 25 años con coma vegetal. Parecía muy duro… decidí que ella sería la afortunada. Una vez que la toqué, salimos pitando de aquel cuarto y en seguida fueron dos médicos a ver qué pasaba. Mostraban un desconcierto y una alegría desbordante. Sonreí feliz y satisfecha. Esas eran una de las razones por las que me encantaba recorrer el hospital.

Acompañada de Lucas me estaba pareciendo unode las mejores de mi vida. Jamás había podido reírme tanto. A Lucas le llegaron a reclamar tres veces en veinte minutos. Pero la mejor parte fue la de la tía con la infección vaginal. Con mucho esfuerzo conseguí reírme para mí solita pero he de admitir que la enfermera esa llega a quedarse un minuto más con nosotros y se llegaría a descubrir el pastel gracias a mí.

- Ni una palabra –dijo tajante.

Divertida, hice el típico gesto de cerrar los labios con una cremallera. Pero entonces Lucas resopló frotándose el hombro.

- ¿Qué te pasa? ¿Te duele algo? ¿Vamos a algún sitio? –pregunté algo nerviosa y bastante preocupada.

Si le dolía el hombro sería una bendición. Aunque fuese por cinco segundos, podría tocarlo…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Vie Ene 13, 2012 6:14 am

- ¿Qué te pasa? ¿Te duele algo? ¿Vamos a algún sitio?

Pestañeé.

Aquella inesperada muestra de interés me pilló por sorpresa y...me enterneció. Había un cúmulo de sangre más caliente de lo normal cerca de mi pecho mientras miraba a mi amiga.

Le sonreí, usando la amplia mandíbula de aquel doctor.

- Los hombros. Siempre me pasa cuando llevo mucho rato transformado. Me desgasta. Es como llevar una carga muy pesada y que... me viene grande. Nunca he conseguido mantenerme con otro cuerpo más de dos horas y pico -hice un gesto para restarle importancia. Era un dolor casi crónico, parecido al de las contracturas, estaba acostumbrado. Solo molestaba.- La verdad es que me iría bien... ya sabes. Cambiarme.

No hizo falta comerse demasiado la sesera para encontrar un lugar privado para ello. El primer ascensor vacío que vimos, nos pareció el lugar más intímo a disposición del consumidor.

Silvia apretó un botón al azar y, en cuanto las puertas se cerraron, hice rodar mis omoplatos hacia delante. El crujir de mis huesos rebotó en las paredes metálicas. Era un sonido extraño, incluso para mi.

- Qué alivio -dejé ir, sintiendo que mis cuerdas vocales de adptaban de nuevo a mi voz. A veces hasta me echaba de menos.

Recolocando la posición de mi cadena metálica, caí en la cuenta de algo que erizó los pelos de mi nuca. Silvia tenía sus ojos fijos en mi. En algún lugar entre mi cuello y mi brazo.

- Ammmm... Se me pasará en unos minutos -confirmé un tanto intimidado. No quería que comprovara lo nervioso que pudo llegar a ponerme cuando me observan. En especial si me observa ella.

Justo al trasladar la vista hacia sus guantes, comprendí el porque de todo aquello. Separé los labios.

- Bueno... A no ser que tú...quieras que se me pase antes, claro.

Carraspeé, sin querer parecer demasiado desesperado. Era patético eso de delirar por un roce suyo.

¿Cuantas veces me había tocado desde que nos conocíamos? Tres, no más. Las tenía contadas y atesoradas por su escasez.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Invitado el Vie Ene 13, 2012 6:51 am

Ese era mi día. Había llegado el momento ¡mi momento! Podría tocar a Lucas… aunque teniendo en cuenta la importancia de esa herida… no podría ni si quiera cinco segundos.

Sopesé qué lugar sería el adecuado. ¿Qué podía hacer? ¿Lo abrazaba? ¿Lo cogía de la mano como buena amiga? Pero ni siquiera al poder terminar ese pensamiento, mi cerebro me asaltó con una imagen de darle un pico. Al parecer no controlaba mis sentimientos tanto como yo pensaba… Además, eso no lo podía hacer… ya le había prometido que seríamos amigos… una pena.

Así pues, decidí el término medio.

El ascensor seguía bajando. Al parecer le había dado al botón 2, es decir, la zona de pediatría. Parecía mentira que sin llegar a leer los letreros me supiese la zona tan bien como un médico. Aunque pensándolo bien… yo también era una especie de médico ¿no?

- ¡Eso está hecho! -Salté eufórica. Por pequeño que fuese el tiempo para notar su calidez, siempre estaba dispuesta a disfrutarlo.

No tardé ni dos segundos. Es más, ni me molesté en quitarme los guantes. Me abalancé a él fundiéndome en un abrazo a la vez que le daba un sonoro beso en la mejilla. Y, en menos de cinco segundos me separé.

Parecía mentira. Nunca antes había sido tan impulsiva y cariñosa… supongo que sería el efecto de las hormonas y el estar limitada…

Cuando le miré, estaba en shock. Solté una risita divertida debido a la situación. Estaba de lo más gracioso. Si le ponía a su lado una gorra en el suelo, ganaría dinero por hacer de estatua.

- ¿Estás bien? –iba por todo. Por sus hombros, por sus sentimientos, por su shock…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Vie Ene 13, 2012 9:34 am

Notaba mis ojos más redondos que dos masas de pizza, y sabía que así se iban a quedar, perdidos, hasta que el hormigueo que habían dejado sus labios en mi mejilla desapareciera. Lo veía para largo.

- ¿Estás bien?

Sacudí la cabeza, obligándome a mi mismo a reaccionar de sopetón.

- ¿Eh? Puesss... -yo ya ni estaba. Sentía una sensación parecida al de haberme estrellado con el ascensor tres pisos más abajo.

Pero me dio por sonreír, embobado. Sabía que Silvia no debía hacer esas cosas si de verdad quería que me olvidara de ella... Pero me encantaba que se saltara las normas. Aquel mareo era inmejorable.

- Estoy...Genial.

Al poder captar el "¡Ding!" logré coordinarme para salir del ascensor a toda prisa, sin asegurarme de si ella me seguía. Por suerte, sí que lo hacia.

Me puse a darle vueltas como un memo. Había dos explicaciones para ese beso: O que a Silvia le gustara ver como perdía baba por ella, o que yo fuese mucho mejor amigo con ella de lo que creía. Si la recompensa era sentir sus labios, las dos me parecían buenas.

- ¡Cuidado! ¡Pisarás al patito! -chilló una voz, elevando por fin la tela invisible que me había aislado del resto.

Saliendo de mi empanamiento, dirigí la mirada a la niña delgaducha en exceso que había gritado la advertencia. Me detuve en seco y fue entonces cuando consegui visualizar el contorno de un pato de goma en el suelo, proximo a mis pies.

La pequeña fue a por él, sonriente a pesar de sus profundas ojeras. Llevaba un pañuelo en la cabeza, pero eso no impedía ver lo evidente: Era calva.

Sentí un estremecimiento desagaradable en mi esternón, al compás de oír en mi cabeza la palabara cáncer. Otra injusticia en el mundo. Era demasiado peque...

Solo para confirmar si mi repentina tristeza estaba acorde con el ambiente, le lancé una vistazo de reojo a Silvia.

Conocía bien esa mirada que enardecía sus ojos.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Invitado el Vie Ene 13, 2012 10:30 am

Aquella niña tan dulce recogió abrazando su juguete con un amor incondicional. Me recordó a mí de peque. La única diferencia era que yo no tenía cáncer…

Aquello sí que me encogió el alma. ¿Cómo alguien de cuatro años podría vivir con eso? Estaba claro que el mundo en el que vivíamos era una mierda pero, por suerte, no era el infierno. En estos lugares era útil. Y con esta chiquilla, debía hacer algo. Me lo decía el destino.

Empecé a idear planes a toda velocidad en mi cabeza. Debía haber una forma de poder curarla sin que se diese cuenta…

¡Bingo!

Me quité a escondidas de aquella pequeña mis guantes con toda la rapidez habida y por haber.

- ¡Hola! –me presenté amigablemente ante ella a la vez que le tendía mi mano derecha.

- ¡Hola! –sonrió ella. Al parecer le divertiría estas presentaciones porque me estrechó su manita muy sonriente.

Me puse de cuclillas a ella a la vez que le cogía la otra mano también.

- ¿Quién es este? –le pregunté indicándole con mi barbilla a su pato.

- ¿Este? –se sorprendió mirando el animal.

Pero entonces me chafó el plan cogiendo a su amigo con sus dos manos y apartándose de mis manos antes de llegar a los diez segundos.

¡Mierda! ¿Habría llegado a curarla?

- Carla, ven aquí anda, no molestes a estos chicos. –le dijo lo que me pareció su madre a una distancia de cinco pasos…

Y, obviamente, Carla obedeció dándonos un saludo rápido al aire con su pequeña mano. Sonreí. No sabía si la habría ayudado, pero desde luego, de algo le habría servido… ¿no?

Miré a Lucas. Me aturdió. Estaba… ¿Emocionado? ¿Orgulloso? No sabría definirlo, pero no entendía la razón. Al fin y al cabo yo no había hecho nada…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Vie Ene 13, 2012 10:42 am

Cada gesto suyo me hacía recodar, día a día, porque estaba yo tan colgado por ella. Simplemente maravillosa.

Era necesario decírselo.

- Tía...tu poder es el más alucinante que haya visto nunca -susurré en un tono de adulación absoluta, sonriéndole. Nunca nadie había conseguido tocarme la fibra como ella. Tenía un don especial para eso también- Acabas de salvarle la vida a esa cría...

Gracias a Silvia, no moriria antes de saber lo que era vivir. Gracias a Silvia, la madre de esa niña podía disfrutar de ella. Mi amiga era un milagro con patas.

Durante un momento, no dudé, estaba demasiado fascinado. Acaricié uno de los mechones de pelo dorado qu habían caído desordenamente por su frente, llevándolos a su lugar correspondiente sin tocarle la piel. No pude descifrar la expresión con la que me miraban sus ojos, destilando casi tanta intensidad innecesaria como los míos.

¿Demasiadas confianzas? Puede ser, pero ella había empezado.

- Eres la mejor.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Invitado el Vie Ene 13, 2012 11:15 am

Lucas estaba atravesando el terreno más de lo permitido. Me acarició con sumo cuidado, algunos mechones de mi cabello. Estaba maravillado y yo, confusa.

Me recorrió una oleada de escalofríos de lo más agradables allá por donde el pelo me acariciaba la piel. Era horrorosamente perfecto. Todo mi cuerpo me estaba diciendo que me acercase a él, que lo palpase y, por encima de todo, que lo besase. Estuve a punto de hacerlo. Casi sucumbí pero, por suerte o por desgracia, las imágenes de mi madre y mi perra muertas me asaltaron a la mente.

Cerré los ojos con fuerza pero aun así, me fue imposible reprimir una mueca de dolor y pena.

- No sabes lo que dices –dije con crudeza.

Me alejé un paso de él. Por seguridad, por su seguridad. Sé que le dolió mi reacción, su expresión lo confirmaba. Otro tanto a la balanza negativa.

- Gracias a mí, mi madre y mi perro han muerto. Gracias a mí, mi tía vive en la agonía y lo que más me duele es qu- pero me corté en mi monólogo sentimental al borde de las lágrimas.

No le podía decir que lo más doloroso era estar una distancia prudencial de él. Que no puedo abrazarlo cuando yo quiera ni durante todo el tiempo que quiera. Que me muero por poder estar con él de verdad y besarle donde yo quiera y cuando me apetezca. Que me mata saber que realmente puedo herirle llegando incluso a matarle.

Sí, no podía negarlo. Le quería y sabía que de no ser por mi poder, estábamos hecho el uno para el otro.

Viendo borroso debido a las lágrimas que se me desbordaban, le di la espalda a Lucas dispuesta a largarme a un baño y desfogarme a gusto. Pero no me dejó ir. Me agarró por un hombro y yo, con mi mierda de reflejos, le aparté la mano. Y ahí la pifié.

- ¡No! -intenté gritar, pero me salió una voz aguda debido al susto.

Se me abrieron los ojos lo máximo posible. Había olvidado ponerme los guantes y lo había… lo había tocado…

Lucas, se cayó al suelo como si de una rebanada de pan se tratase. Instintivamente intenté cogerlo, pero entonces recordé que con que nos rozásemos una vez, moriría ipso facto.

Me alejé dos pasos de él, histérica y de rodillas en el suelo.

Estaba muy asustada. ¡Le había pegado cáncer! ¡Y si moría sería por mi culpa! Y aunque no lo hiciese también. Le había dado el pase libre a la quimio, así, porque sí. Era una persona horrible. Era imperdonable…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Vie Ene 13, 2012 11:48 am

¿Pero que pasa con esta tía?

Si había algo que me reventaba de ella, más que sus rechazos, más que sus cambios de humor y su carácter irracional, era ese empeño que tenía por odiarse. Eso no estaba bien. Ella era un ángel y se quería condenar al infierno de forma voluntaria.

La veía llorar demasiado a menudo para mi gusto.

Ahí íbamos otra vez, haciándome trizas el alma. Jamás aprendería a hacer las cosas bien con Silvia. No a la primera, pero, como mínimo, tenía la esperanza de poder mejorar su estado de alguna manera. Siempre la rompia, pero siempre la acababa arreglándo ¿Verdad?

Puse mi mano en su hombro, intentando retenerla a mi lado de algún modo. Entonces pasó. Demasiado rápido. Quiso apartarme de ella y...vaya si lo hizo. Sin guante.

Al tocarme su piel no pude ni asustarme, ni pestañear de sorpresa. Las consecuencias fueron nefastas, aterradoras e inmediatas. Como si alguien hubiese apagado el interruptor. Como si me hubieran extirpado mis pilas, dejándome sin gota de energía en el cuerpo.

Las piernas no respondieron a mi orden de dejarme plantado, prefirieron hacerme caer como un muñeco de goma destartalado. Y un malestar fuera de lo común recorrió de punta a punta todo mi ser. Me costó entender el porque se ese cansancio.

Mi cerebro se sentía congestionado, tanto que casi no podía distinguir a Silvia, agachada a unos metros de mí. Me miraba, con el rostro surcado de puro horror, sin respirar. Creo que el susto había hecho que se olvidara de llorar. La conmoción por... Haberme pegado el cáncer de esa niña.

Entonces lo entendí. Y se me heló cada partícula.

- Mierda...-desde luego, una gran cagada era.

Me negué a créermelo. No podía ser, en definitiva ¿Yo cáncer? ¿Yo? Imposible. Aquello solía significar sinónimo de muerte. O de insoportable quimio. O de ambas cosas. No podía pasarme a mi, eso solo le pasaba al resto de la humanidad. Pero a mi no.

Hice un esfuerzo por levantarme del suelo para probar mi propia salud, pero quedé en bastante mal lugar por culpa del mareo en mi cabeza, llegando hasta la entrada de la nariz. Me arrastró al suelo al primer intentó.

Procuré respirar, por encima de mi pánico.

- Silvia... Necesito una ayudita.

No hizo caso. Fruncí el ceño ¿Acaso era momento para pasar de mi?

- Si seguimos aquí en el suelo llamaremos la atención -susurré lo evidente, por muy cansado que me sintiera al hablar, tenía que remarcarlo. Girar la cabeza daba nauseas.- ¡Silvia! No podemos llamar la atención... ¡Reacciona!
Reaccionó. Tarde y mal. Echándose a llorar.

Sus sollozos se hincaron en mis entrañas, como si fueran míos. El motivo de su tristeza estaba clara, ahora sí.

Yo iba a morir.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 14, 2012 3:01 am

Lo había hecho. Por fin lo había conseguido. ¡Era un monstruo! Ahora también propagaba el cáncer…

No podía parar de llorar. Pero aun así, debía pensar en algo, por Lucas.

Y ahí estaba él, tirado como el pato de Carla. Indefenso. Quería acercarme, ayudarme, pero no podía ser. Un roce, tan solo uno más, y ya perdería la oportunidad de hasta poder vivir. A pesar de que aún estaba en shock me sentía tan impotente como una estatua. Solo podía estar quieta y cabizbaja. Pero, por suerte, un ángel cayó del cielo. La madre de la niña excancerígena corrió en su ayuda en vista de que yo “pasaba” de mi amigo. Me miró varias veces recriminándomelo. Ella estaba muy preocupada y lo levantó dejándolo en una silla del pasillo. Por suerte no necesitó mi ayuda. En lo que esperaba al médico de su hija, se quedó con Lucas. Le preguntaba qué le había pasado.

No pude aguantarlo más. Debía hacer algo, lo que fuese. Y, por fin, salí de mi aturdimiento. Examiné el pasillo. Debía curar a alguien con una enfermedad leve para poder acercarme a Lucas. Divisé a un niño. No paraba de toser y estaba algo acalorado. Con ese valdría. Prácticamente corrí para tocarle.

- Perdona, ¿sabes dónde está el baño? –le pregunté desesperada y con prisa a la vez que agarraba su brazo descubierto.

El chaval se quedó sorprendido y me atrevería a decir que hasta en shock. Solo reaccionó cuando me separé de él.

- Pues… están ahí –señaló con la mano una vez desaparecido su aturdimiento.
- ¡Gracias! –le grité a lo lejos. No tenía tiempo que perder.

Volví de nuevo con Lucas y con la madre que, al igual que Carla, no se separaban de él. Mi amigo tenía muy mal aspecto. Y estaba muy preocupada por su salud. Normal… le había jodido la vida. Quería estar a solas con Lucas y disculparme una y otra vez. Él no se lo merecía. En realidad nadie pero en especial él.

Justo cuando me disponía a echar a las dos de nuestro lado, el médico les llamó. Fue una suerte. Una vez solos, poco me faltó para abalanzarme a él. Pero me detuve. Ni siquiera me permití el lujo de sentarme al lado de su silla. Jamás estaría tan cerca de él. El resultado era este.

- ¡Lucas lo siento! –se me quebró la voz a la mitad. Ni si quiera supe si me entendió o no.

Lo extraño era él. A pesar del cansancio que presentaba, estaba tranquilo. Yo era la antítesis.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Sáb Ene 14, 2012 7:15 am

El dolor de cabeza colapsaba con el comienzo de un calor extraño. En el resto del cuerpo sentía un frío contradictorio, pero supuse que sería porque no podía levantarme del suelo. Y Silvia era incapaz de ayudarme.

- ¡Oh Dios mío! ¡Chico! ¿Estás bien?

Curioso. Esa voz me sonaba.

Sentí unos brazos aferrándose a mi cintura y, en un santiamén, estaba en pie. Bueno, más o menos.

Reconocí a la mujer que me sujetaba porque, a su lado, con aspecto de curiosidad, había la pequeña que sufría cáncer. Bueno, ahora era mío. Mi cáncer.

Carla torció el gesto, posando sus ojos avellana en mi.

- Emmm... Cr-creo que sí.
- ¿Qué te ha pasado? -repitió aquello nerviosamente, varias veces, mientras yo me aferraba con el máximo de firmeza a su ropa. Preferiria no volver a provar la dura eficacia del mármol.
- No sé. Creo que no he desayunado bien -intenté sonreír, pero me pesaban las comisuras de los labios y desistí. Estaría menos cansado si hubiese hecho la vuelta ciclista, por ejemplo.

La madre de Carla se tumbó hacia el poste estoico en que se había convertido mi amiga, fulminándola con la mirada al ver que no hacia nada por colaborar. Pero yo no se lo podía recriminar... Suficientemente mal se sentiría ya.

- No pasa nada -susurré, no sé si para la mujer o para Silvia. Ninguna pareció oírme; mi tono de voz rozaba a lo inexistente.
- Deja que te ayude...

Me arrastró con toda la delicadeza que pudo hacia una silla. Yo me sentía a pesar como un trasto inútil, como un octogenario, pero puse mi máximo esfuerzo en no dejar apoyar todo mi cuerpo sobre ella. Parecía una buena mujer.

Una vez sentado, empezó a preguntarme detalles sobre mi repentina caída. Detalles que yo no podía responder, me sentía agotado incluso para inventarme mentiras.

Además, otras cosas me preocupaban en ese momento. Porque si no era suficiente con haber contraído un cáncer, me sentí todavía más hecho polvo al comprobar que mi amiga se había esfumado ¿A qué? ¿Iba a llorar al baño? ¿O simplemente no le apetecía afrontar lo que había hecho?

No. Silvia no era así. Ella no era como yo, se encaraba a los problemas, era valiente. A lo mejor se había desmoronado, pero volvería. Tenía fe en eso.

Era lo único que me mantenía vivo.

- ¿A ver? Parece que tienes fiebre -una mano, colándose por debajo mi flequilo, me sonsacó de mis pensamientos. Pestañeé con fuerza, viendo puntitos tras mis párpados.
- ¿Ah sí? -musité, despistado ¿El cáncer te da fiebre? De medicina yo no tenía ni pajolera idea, pero yo diria que no.
- ¿Estás malito? -preguntó aquella vocecilla aguda, llena de inocencia desgarradora. Con dificultades, giré la cabeza hacia Carla, observando como apretaba su patito. Sonreí, sin evitar cierta tristeza. Algo de bueno tenía que tener aquello... Ella viviria.
- Un poco.
- Debe ser una pasa, Carla se ha despertado esta mañana también un poco engripada. Cuando tenía cáncer, la quimioterápia le dejó las defensas muy bajas y ahora...
- ¿Cuando tenía cáncer? -repetí perplejo. La mujer asintió, sonriente. Parecía dispuesta a compartir su alegría conmigo.
- Hace unas semanas nos dijeron que ya estaba curado del todo -se me descolgó la mandíbula, pero por suerte ella no se enteró. Estaba demasiado ocupada acariciando a la niña, con deboción propia de las madres. Bueno, a lo mejor de la mía no tanto- La he traído solo para que le curen este catarro, pero parece que ya se encuentra mejor.
- ¡Mejor! -chilló, feliz como unas castañuelas.


¡Una gripe! ¡Solo una maldita gripe! Habría gritado de entusiasmo, pero el cansacío seguía haciendo mella. Tenía que ser producto de la quimio. Encajaba a la perfección en mis sintomas, en mi fiebre, en mi dolor de cabeza y en las costantes nauseas. Pero todo aquello me hacía sentir vivo. Eran las señales de que así seguiría.

El tremendo alivio me hizo hundirme todavía más en mi asiento. En ese momento sí que podría haberme sobado, si no fuese porque llegó Silvia y, casi simultáneamente, Carla y su madre piraron al interior de una consulta.

- ¡Lucas lo siento! -gimió con voz temblorosa. Fulminé con la mirada la distancia que había dejado entre nosotros. No me gustaba un pelo. Prefería haberla sentido cerca.
- Tranqui...No es nada. Se me pasará -hice una imitación de sonrisa cansada que no pareció convencerla en absoluta de mis palabras.- Deja de mirarme como si fuera un cadáver... Estoy bien.

Quería explicárselo, pero se me hacía demasiado pesado. Todo.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 14, 2012 9:09 am

- Deja de mirarme como si fuera un cadáver... Estoy bien.

- Eso no hay quién se lo crea… -le contesté enfadada.

Lo último que me faltaba era que encima se lo tomase a guasa… ¡Tenía cáncer! ¡Y por mi culpa! Y luego ni si quiera se enfadaba conmigo… Eso solo podía significar dos cosas: o bien me odiaba o bien se compadecía de mí. Con la primera opción, no me sentiría contenta pero me lo merecía y con la segunda, estaba chiflado. El importante en ese momento era él.

Yo lo había dejado así, directo a una tumba…

Lucas iba a protestar ante mi comentario pero no se lo permití. Le corté a mitad de frase.

- Espera ahí –le solté deprisa mientras corría hacia el ascensor en busca de alguna silla de ruedas que sobrase.

En pediatría no haríamos gran cosa… él necesitaba ser examinado por algún especialista en la sala de gente con cáncer. Puede que la hubiese cagado pero bien, pero me negaba a dejarle escapar de este mundo tan fácilmente. Lo retendría como fuese. Tendría a su entera disposición todo mi apoyo y mi dinero. Si lo quería…

Si yo fuese él, no sabría qué hacer.

Caminando desesperada por la planta de traumatología, por fin encontré una silla en un pasillo. Ni me lo pensé dos veces. Si estaba ahí sería porque no estaba siendo requerida. Y fue visto y no visto. En un microsegundo ya estaba corriendo hasta Lucas con la silla de ruedas.

Mi amigo (aún lo seguía siendo, ¿verdad?) estaba en el mismo sitio donde lo dejé. Con la misma actitud que antes. Se le notaba demacrado por el cansancio pero aun así, no estaba enfadado, ni triste ni depresivo…

Nada.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Sáb Ene 14, 2012 9:37 am

Alucinante. Ahora la tía me venía con una silla de ruedas.

Le puse mi mejor expresión de "Estás loca de remate", pero, o bien se la sudó, o decidió pasarlo por alto, porque antes de darme cuenta, me estaba arrastrando de la silla a aquel asiento a rueditas.

- A lo mejor no te lo creas, pero sé caminar desde que tengo un año... ¿De qué vas?

No sabría nunca de que iba. Simplemente, se puso destrás de mi, a empujar como si llevara el carro de la compra. Era bochornoso.

- Silvia, escucha -¿Porque sería tan dificil hablar? Suspiré, dejando caer la cara contra la palma de mi mano. A lo mejor, si conseguía bajar mi fiebre, estaría un tanto espabilado- ¿Pero dónde...? Oye, antes de que me secuestres, tengo que ir al baño.

Arrastraba las palabras como alguien que está al borde de quedarse roque. Tenía que darme prisa y empaparame con agua fría. Sí, eso me despejaría y puede que a ella también. Esataba de un frenético que asustaba.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 14, 2012 10:22 am

Debía moverme rápido. No tenía tiempo que perder. Sí, estaba muy claro. Lo primero era meter a Lucas en la silla quisiese o no, después llevarlo a algún especialista. Aunque no tuviese hora ni nada de eso… lo conseguiríamos. El dinero siempre era una gran ayuda…

Cuando me dijesen qué tenía, ya podría ayudarle mejor. Si era necesario ingresarlo, lo haría ¿o vendrían a por él aquella gente tan extraña de la que me habló? Si era así, a mí ya me daba igual todo… lo defendería. Matar a Lucas significaría no merecer ni la vida así que… mi único objetivo solo podía ser hacer todo lo posible para que no la palmase y, si pasaba, hacérselo lo más llevadero posible.

Lucas era lo único que me quedaba. Es el único que me alegra el día. Si él se iba, yo también lo haría. Lo tenía decidido. Mi tía hasta lo agradecería y si pasaba, podría seguir hacia delante. Superar lo de su hermana, lo de mi madre.

- Silvia, escucha –me distrajo de mis pensamientos suicidas. Tenía voz pastosa y parecía que se sentía fatal. ¿En qué estado estaría la tal Carla antes de tocarla?

Mi amigo tenía una pinta lamentable. Además, se le veía de un rojo de lo más enfermizo. ¿Estaría bien? ¿Cómo estaría su temperatura? Yo no podía saberlo. Tenía denegado el derecho a sentir su piel contra la mía. ¡Mierda de poder!

- ¿Pero dónde...? Oye, antes de que me secuestres, tengo que ir al baño. –Lucas deslizaba las palabras con pesadez. Para mí que se quería dormir… Porque… sería solo eso, ¿verdad? Era imposible que ya le hubiese llegado su hora…

Pero quizás la mierda esa avanzaba más deprisa de lo que yo pensaba… tenía que ir al baño… ¿a qué? Estaba clarísimo. Tenía cáncer así que iría a vomitar… Pobrecillo.

Mi pena y mi angustia crecía por momentos. Lucas necesitaría el baño ya. Mi marcha ya de por sí acelerada, se envaró más cuando relacioné baño con vómito.

Aún seguía en proceso de asimilación. ¡Le había contagiado cáncer a mi mejor amigo! Ni siquiera estaba lista para verle con otro corte de pelo como para que encima estuviese calvo, paliducho y ojeroso.

Mis sentimientos me aclararon la mente en una situación así. ¿A mejor? ¡No, ni de coña! Quería a Lucas. ¡Estaba enamorada hasta las trancas de él! Le quería lo suficiente como para desearle lo mejor en su vida. Estuviese yo en ella o no. Pero a pesar de todo, lo necesitaba desesperadamente para vivir y estaba convencida de que daría mi vida por la suya. Estaría incluso por la labor de firmar un pacto con el diablo. Lo suyo no era justo. Se merecía una vida feliz y sin complicaciones. Una vida sin mí…

Ese pensamiento me entristeció a sobremanera. Yo lo necesitaba pero visto lo visto, lo mejor era que yo desapareciese de su vida y él pudiese ser feliz.

Lo haría si superaba el cáncer.

Estaba fatal, hundida. Las lágrimas que todavía se apoderaban de mí, eran menos evidentes que mi angustia y profundo arrepentimiento. ¡Jamás debí haberle dejado convencerme para verme en acción!

Llegamos frente al baño de los chicos. Estaba vacío pero aun así… ¡solo era para chicos!

- ¿Puedes ir tú solo o voy contigo? –aguantarle el pelo no sería necesario pero lo mismo quería compañía…

Aunque la pregunta correcta sería… ¿Aún querría mi compañía?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Sáb Ene 14, 2012 10:52 am

Bostecé. Estaba agotado.

La sola idea de levantarme de aquella cómoda sillita motorizada por mi amiga me asemejaba mareante.

- ¿Puedes ir tú solo o voy contigo?

La miré, alzando una ceja, intentando parecer burlón ¿Ella acompañándome al lavabo? ¡Ja! Por encima de mi cadáver cancerígeno.

- Tengo por costumbre de ir al baño solito, gracias. Llámame maníatico. Solooo... ¿Me ayudarías a levantarme?

Cumplió mis deseos casi de inmediato (lo cierto es que dudó brevemente), agarrándome los brazos con extremo cuidado, formando un circulo lo bastante amblio como para tener su cuerpo totalmente separado del mio. Me puse en pie, tambaléandome, abaluando su gesto atentamente.

Gruñí. Genial. Ahora tenía aún menos ganas de tocarme.

Sus ojos estaban llenos de una angustia inclasificable. De pena. Y de pánico.

- Silvia -intenté acercarme patosamente, dando un traspiés por las defensas bajas. Mi amiga tensó su columna vertebral, asustadiza, intentando echarse atrás todo lo que podía. Aquello me dolió, pero decidí pasárselo por alto. Ella no tenía ningua obligación de quererme cerca ¿No?- Escúchame: No me voy a morir -intenté vocalizar cada golpe de voz que se quedaba a ras de mis dientes, pero cualquier sepulturero se frotaría las manos en mi presencia. Daba pena- Déjame unos segundos ahí dentro y vuelvo ¿Va? Ahora estoy demasiado atontado par contarte nada.

Y era cierto. Para narrarle esa historia, para que no creyese que estaba delirando, iba a tener que mostrarme un poco más animado a la hora de hablar. Acaricié su brazo con cariño antes de substituir su agarre por el pomo de la puerta del lavabo, reclinándome sobre él casi en peso muerto.

Lo primero que hice fue abalanzarme, casi a rastras, contra los grifos. El espejo me devolvió una imagen de mi mismo de tez sonrojada, demacrada y con unos profundos surcos de ojeras.

Esperaba que mejorar un poco al contacto con el agua. SI no, nadie se creiría que no iba a palmar.

Y mi pobre Silvia menos que nadie.



avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 14, 2012 11:20 am

¿Qué no se iba a morir? ¿Pero qué se creía? Con esa cara mortuoria y esos movimientos no había quien se lo tomase en serio.

Ojalá fuese cierto, pero no lo era. Yo lo sabía y en el fondo, él también.

Se metió en el baño con dificultad y se quedó ahí metido más de cinco minutos. Eso no podía ser bueno… lo más probable es que necesitase mi ayuda pero entonces… ¿él me llamaría, verdad? Me derrumbé en el suelo, derrotada. Me quedaría ahí cinco minutos más. Si tras ese tiempo no salía, entraría lo quisiese o no.

Estando en el suelo pude, aunque a duras penas, pensar sobre todo lo que estaba pasando. Había descubierto que quería a Lucas como jamás había querido antes a nadie. También le había contagiado una de las enfermedades más chungas y más duras de superar. ¡Bravo por mí! Gracias a esto, Lucas quizás no pueda ni llegar a la universidad y, por si fuera poco, me había prometido no tocarle más. Doblaría mi distancia prudencial con él. Solo por su seguridad. Ansiaba respirar su aroma, todo mi cuerpo me lo decía pero no estaba dispuesta a que Lucas pagase el precio de mi amor. Era demasiado alto.

Cuando salí de mis fúnebres pensamientos, fui consciente de algo. Él aún seguía dentro… Mis nervios estaban a flor de piel y mi angustia, también. Poco faltaba para que imitase a Lucas y me destrozase los pellejos de mis dedos. ¿Qué haría Lucas dentro? ¿Intentaría sacarse el intestino grueso? ¿Debía ir con él? Indecisa, me topé con el problema resuelto. El manillar empezaba a abrirse.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Sáb Ene 14, 2012 11:43 am

Después de mojarme la cara como un poseso, durante casi diez minutos de reloj, me encontré algo más fino. Mi temperatura lo agradecía.

Me hubiese encantado tener a mano un bote entero de anfetaminas para poder recuperar mi vitalismo de siempre, pero el caso es que seguía moviéndome como un zombie a cuerda.

Más lento que la Duquesa de Alba, con la cara todavía por secar (pasaba mazo de eso), conseguí hacer mi lento desfile hacia la puerta. Pero el caso es que, cuando la abrí, me alarmé al no localizar a mi amiga. Sería a lo mejor porque estaba sentada en el suelo y tuve que bajar mi cansada vista hasta las baldosas de mármol.

- ¿Qué haces ahí? -murmuré, con un leve toque de sorpresa en mi timbre de voz. Ella, en lugar de contestar como haría cualquiera, se limitó a observarme.Parecía casi que se disculpaba. Continuamente. Torturándose. Con esos increíbles ojos que mordían y atravesaban mi carne, hasta perforarme el corazón.

Algo en mi interior me dijo que me habría seguido encantado esa forma de mirar, aún y estando al borde la muerte. Con o sin cáncer, por su culpa o sin ella. Yo no estaba programado para odiarla, más bien todo lo contrario.

Me sentí momentaneamente despejado, com mínimo en lo que respecta a los nevios, siempre poniéndome en alerta. El suelo parecía un lugar cómodo, así que acabé sentado enfrente de ella, al esilo indio.

Luchando contra la tirantez de mi piel, sonreí ampliamente, enseñando las filas de mis dientes. Quería que se relajara, verla reír. Pagaría a la tía esa de la infección vaginal para conseguir eso.

No creo que lograra transmitir nada de buen rollo (quizás me hubiese quedado algo coja, esa sonrisa) porque Silvia seguía seria. Recién llegada de ultratumba.

- Estoy cansado por los efectos de la quimio -expliqué pausada pero más fluidamente que antes- No tengo cáncer. Solo un bajón de energia y un catarro mundando.

Me aclaré la garganta y, exponiéndome a acabar realmente muerto, o asesinado, que sería lo mismo, por no habérselo dicho antes, empecé a contarle todo el rollo.

Tenía que darme brío antes de que el sueño volviera.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Invitado el Dom Ene 15, 2012 6:24 am

- ¡Qué! ¿¡No tienes cáncer!? –chillé de la alegría a la vez que me levantaba de un salto dando saltitos. – ¡Eso es genial!

Estaba pletórica de alegría. ¡Lucas no tenía cáncer! ¡Viviría! ¡No le había transmitido la enfermedad en su estado puro! Me sentía tan bien que hasta quería abrazarle como si yo misma fuese un oso. Pero no podía y eso apagó mi alegría regalándome rencor.

Me puse a una distancia de una zancada. Estaba exhausto, lo veía. Pero no me importaba. ¡Estaba furiosa!

- ¿Y por qué no me lo has dicho antes! ¡Por qué me has tenido muerta de miedo! ¿Eh? ¿Por qué? ¿Querías verme sufrir? ¡Idiota! –le grité mientras retenía las lágrimas en mis ojos.

Pero ya era inevitable. Volví de nuevo a las baldosas bañando mi camiseta de agua salada. Me apoyé a la pared y flexioné mis piernas haciéndome de apoyo las extremidades inferiores en las superiores. Me tapé la cara con mis manos. No quería que me viese así. O se regodearía de mi sufrimiento o se angustiaría por no poder levantarse de lo cansado que se encontraba. Y no quería ninguna de las dos. En ambas yo también sufría porque ya lo tenía claro.

Yo lo amaba.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Dom Ene 15, 2012 6:58 am

Desde luego, sus cambios de humor me sentaban como latigazos. Primero se ponía a brincar de entusiasmo y de repente, se le giraba la tuerca y se echaba a gritar:

- ¿Y por qué no me lo has dicho antes! ¡Por qué me has tenido muerta de miedo! ¿Eh? ¿Por qué? ¿Querías verme sufrir? ¡Idiota!

Entreabrí la boca, ofendido, incrédulo. Pero... ¿Cómo podía pensar eso? Verla sufrir era mi mayor cruz, era constagiarse de su dolor y sentirlo como mío. Cada vez su cara se crispaba, tenía sensación de que mi capacidad de respirar se iba al traste ¿Por qué iba yo a querer ver eso?

- Silvia -la llamé con suavidad cuando se derrumbó cerca de la pared, destrozada. El pecho se me encogió a medida que el suyo convulsionaba. A esas alturas, tendría que haberme hecho inmune a su llanto, al poder destructivo que tenía sobre mí. Pero no- Silvia lo siento... Yo... Quise décírtelo, pero no me escuchabas y... es que estoy tan cansado...

Sí. Debastado. Pero no lo suficiente como para no querer acercarme a ella, abrazarla. Consolarla. Y como no me veía con fuerzas para levantarme, me arrastré de una forma patética hasta donde estaba, hecha un obillo.

Le quité los guantes de la cara. Al principio se resistió, pero a base de perseverancia (no de fuerza) acabé por conseguir tomar sus manos entre las mías. En consecuencia, me encontré con su carita poblada de una pena inconmensurable. Y del rastro de un miedo recién sanado.

- Lo siento -repetí, viéndome reflejado en sus ojos acuosos. Intenté sonreír, con dificultades. Tenía mucho sueño. A lo mejor fue eso por lo que hizo que mi voz quedase empapada de dulzura- No quería asustarte. Ni verte triste, ni nada de eso ¿Por que iba a quererlo? Sabes que... Y-yo t-te adoro.

Vale. La última parte quedó tan cutre con mi voz de moribundo que tuve que apartar la mirada, cohibido. Pero eso no fue suficiente para soltarle las manos.

No pensaba dejarla ir nunca.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Invitado el Dom Ene 15, 2012 8:06 am

Lo admito. Me enterneció. Siempre lo hacía. Había eliminado mis lágrimas nuevamente. Me encantaban sus frases y su expresión cohibida. ¡Era tan mono! El novio perfecto. El platónico novio perfecto…

Apreté sus manos con cariño mientras apoyaba con sumo cuidado mi cabeza en sus hombro más cercano. Me encantaría quedarme ahí para siempre. Disfrutar de su aroma, del sonido de su respiración y sentirme tan tranquila a su lado. Con él incluso podría dormirme en diez minutos. No como las horas que pasaba por las noches en vilo…

No tengo ni idea del tiempo que estuvimos así, estáticos, disfrutando del momento…

- ¡Venga chavales! ¡Arriba! Que no podéis estar aquí… -nos trajo a la realidad un enfermero. Tenía prisa. Para mí que le impedíamos el paso de alguna forma…

- Emmm… sí, lo siento. Ahora nos levantamos –me disculpé.

- Oye… tu amigo tiene mala cara… ¿Está bien?

¡Mierda! ¿Qué debía decir?

- S-sí, bu-bueno… es que… es que estaba un poco mareado al ver a nuestro padre con tanto aparato y… y tanta aguja en su cuerpo…

Pero a ese tío le daba igual lo que tuviese Lucas. Solo quería pasar.

- P-pero… ya nos levantamos ¿eh? Lo único que… si me ayudas a dejarlo en esta silla de ruedas…

Vi como Lucas iba a protestar pero le detuve.

- Calla –le contesté como si de verdad fuésemos hermanos: escueta y marimandona. Lucas no podría levantarse por sí solo y yo no podría llevarlo con todo el cuidado que me gustaría… Vale que ahora pudiese transmitir una gripe, pero una gripe con las defensas bajas le podría ser muy perjudicial…

Aquel chico lo captó de inmediato. Aunque no fuese su trabajo, tenía prisa por ocuparse el que de verdad le correspondía.

- Gracias.

- Nada –se despidió él a lo lejos. Lo dicho, tenía una prisa que no podía con él.

Una vez los dos solos, me quedé pensando. ¿Qué debía hacer? Lucas no necesitaba ser ingresado pero sí que necesitaba reposar… ¿Cuánto tardaría en recuperarse totalmente? Cinco días por lo menos… seguro.

Estaba claro, debía llevarlo a su casa.

Y así fue. Él, muerto del sueño, se dejó conducir por todo Valle Perdido. Desde luego no pasábamos inadvertidos… Desde el hospital hasta su casa había una media hora larga andando… es decir, tenía que empujar más de media hora mientras Lucas se iba sobando más y más. Desde luego era un castigo de lo más justo.

Ese era mi precio por no tener cuidado a la hora de tocar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De curar a matar hay un paso (Silvia)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.