Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Mar Oct 22, 2013 9:10 pm.
Últimos temas
» ¿Os interesaría hacer un foro de un internado?
Mar Feb 24, 2015 5:30 am por Rol

» Solicitud de baja
Mar Ago 26, 2014 9:45 am por Sandra Castillo

» Charles [Dennis, Dani y Jason]
Vie Abr 18, 2014 9:54 am por Dennis Martin Ingram

» Hanna's Relationship
Miér Feb 19, 2014 7:40 am por Hanna Montgomery

» Registro de Casas
Miér Feb 19, 2014 3:42 am por Sandra Castillo

» Registro de personajes
Miér Feb 19, 2014 3:31 am por Sandra Castillo

» Registro de Poderes
Miér Feb 19, 2014 3:24 am por Sandra Castillo

» Ficha de Hanna Montgomery
Miér Feb 19, 2014 3:23 am por Sandra Castillo

» Registro de Avatares
Miér Feb 19, 2014 3:23 am por Sandra Castillo

Tinypic
Image and video hosting by TinyPicForo rol Vista OceanoImage and video hosting by TinyPic Quimera Asylum https://2img.net/h/i1205.photobucket.com/albums/bb422/Realidadysuenosconsisi/4040.png PhotobucketNo Paradise In DarknessForo rol comunidad de policías rolMagic WorldHomenun Revelio Internado AstoriaMauna Loa: Academia Militar Darkest Night: El foro de rol de DC ComicsTLCPhotobucket Blue Bloods
Foro de rol basado en la serie "Los protegidos" presentada por Antena 3. Las ediciones de las imágenes, historias, textos, fichas y demás son propiedad del foro y no pueden ser distribuidas sin autorización del autor o de un administrador respectivamente. Licença Creative Commons
This work is licensed under a Creative Commons Atribuição-Uso não-comercial-Compartilhamento pela mesma licença 2.5 Spain License.

Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Juliette Müller el Lun Ene 23, 2012 9:35 am

Dring. Dring. Dring.

El what's up de mi móvil no dejaba de cantar en todo lo que llevaba de jornada. El molesto aparatito, parapetado en mi bolsillo, no escatimaba ocasión para vibrar adviriténdome de la llegada de un nuevo mensaje. Eso durante toda la mañana, sin parar ni un segundo: durante mi clase magistral, durante mi hora de improvisación, durante el almuerzo... cada dos minutos o así, el teléfono zumbaba con ese molesto sonido que tenía para tales avatares, sacándome de mis casillas. Podría haberlo apagado, pero claro, entonces mandaba al traste cualquier llamada de trabajo que pudiera tener. ¿Y si por apagarlo no podía contactar conmigo el director de un teatro y me quedaba sin actuar? No, el móvil debía permanecer abierto. Aunque eso me supusiera una jaqueca de campeonato.

Lo peor es que todos los mensajes eran iguales, y todos eran provenientes del mismo destinatario. Padre. Parecía que se había cansado de esperar a que me decidiera a realizar aquel trabajito encomendado y no dejaba de recordarme que tenía un asunto pendiente con él. Genial, encima ya satélite, lo que me faltaba. Y lo peor es que no podía despejar mi agenda por muy urgente que esa misión fuera para él. ¿Acaso no podía ir otro en mi lugar, o es que yo era su esclava personal? No había firmado nada diciendo que iba a someterme a todos sus caprichos cuando entré en la organización, ciertamente. Si era necesario, incluso podría tirar por la vía legal.

Dring. Dring. Dring...

Y finalmente esos mensajes dieron el fruto obtenido. Harta ya de ese sonido exasperante, tecleé con mal humor una respuesta precipitada: Me dirijo ahora mismo hacia Valle Perdido.
Había perdido la batalla del What's up, ciertamente. Bueno, ya vendrían otras, de eso no me cabía duda, pues vivir con Padre era ser miembro de una guerra constante. Gajes del oficio, supongo, al menos me entretenía con las misiones que me sacaban de mi rutina. Cara y cruz.

Hice lo que escribí y me encaminé hacia la zona de Valle Perdido que tantas veces había estudiando en mapas. Una urbanización de casas blancas y elegantes, bastantes bonitas de hecho. Sabía cual era la casa en cuestión, Padre me la había enseñado en fotos miles de veces. Y allí, tras un seto, como quien no quiere la cosa, clavé mis ojos en la puerta. No me quedaba otra que esperar a que saliera alguien, o vinieran del colegio, viendo la hora que era.
avatar
Juliette Müller

Mensajes : 263
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Localización : En el conservatorio o en el teatro; siempre puedes encontrarme en cualquier sitio dedicado a la música

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Invitado el Lun Ene 23, 2012 10:27 am

Por fin había acabado el colegio, y lo más importante, ¡la espantosa clase matemáticas! Creo que ninguno de los dos le había prestado atención ante sus explicaciones. Las ecuaciones eran imposibles. Daba igual que fuesen de mi primer grado o de tercero. La cosa estaba clara, yo tiraba más para letras… Así que… ¿para qué desperdiciar el tiempo con esas chorradas? Al final había empleado el tiempo muchísimo mejor. Lucas y yo no habíamos parado de escribirnos notitas y de cogernos de la mano. Hasta que al final, una cosa llevó a la otra y, por raro que parezca, volvimos a nuestro centro de conversación: Los X-Men. Más concretamente nuestro interminable debate que incluso todavía seguíamos manteniendo hasta la casa de mi novio. Habíamos planeado merendar ahí en vista de que ellos no andaban muy bien con el dinero y Lucas no quería, tal y como él decía, “aprovecharse de mi dinero”. Menuda estupidez…

- ¡Venga ya! ¿Cómo va Lobezno a hacerle eso a Pícara? Ella es un poco como yo, ¿recuerdas? Acabaría absorbiendo su poder y la palmaría. Ya sabes que uno, por muy inmortal que sea crea, siempre la acaba pifiando…

Desde que éramos pareja, me sentía en la gloria. Nada podía con mi buen humor ni con mis ganas de darle todo el cariño que podía. Caminando, en un arranque de cariño, cogí su mano a la vez que me apoyaba mi cabeza en su hombro. Sentaba tan bien…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Mar Ene 24, 2012 4:41 am

- ¡Venga ya! ¿Cómo va Lobezno a hacerle eso a Pícara? Ella es un poco como yo, ¿recuerdas? Acabaría absorbiendo su poder y la palmaría. Ya sabes que uno, por muy inmortal que sea crea, siempre la acaba pifiando…

¡Bah! Insensata. No sabía lo que estaba diciendo. Rubia tenía que ser...

Indignado, iba a refutar su teoría, tenía argumentos más que de sobras para derrocarla; pero me dejó incapacitado para seguir hablando al coger mi mano, al apoyarse en mi hombro. Mi ritmo cardíaco se fue al traste.

Cojonudo.

¿Es que nunca me acostumbraría a aquel impulso interno que rebotaba en mi piel? No si ella estaba cerca, por descontado. A veces, temía que en vez de asosegarse, creciera... Igual que la sensación de que Silvia era lo más bonito que me había pasado en la vida.

Su cercanía sabía a paraiso, a cielo, a estrellas... pero no se lo iba a decir. Sonaba estupidamente cursi incluso dentro de mi cabeza.

Así pues, sin ahogar una sonrisa anodada, me limité a acariciar suavemente la tela de sus guantes.

- ¿Esto no va a hacer que cambie de opinión, sabes? -murmuré con deje de mofa. La oí soltar una risilla. Volvía a estar lo suficientemente cuerdo como para restregarle por la cara lo equivocada que estaba, así que me aclaré la garganta, disponiéndome a retomar mi discurso olvidado- A ver tía, Pícara es una cría ¿Eh? Ronda a nuestra edad. Y por lo que sabemos, Lobezno puede tener hasta 200 años ¡Estuvo en la guerra! Es una máquina de matar experimentada, no necesita estar demasiado cerca de ella para destriparla. Además, en una lucha cuerpo a cuerpo, yo creo que...

Lo que yo creía o lo que dejase de creer se me escapó de la mente, como si mis pensamientos fueran vapor.

Frené mi caminata en seco y, en consecuente, Silvia tuvo que pararse también, perpleja. En un primer momento, no entendió que me ocurría.

Ella aún no había visto a esa mujer. La que se había plantado en medio del camino, interceptando la entrada a mi casa sin preocuparle lo más mínimo. Esa que desprendía cierto aire de elegante y helada sobriedad, como si todo lo que había a su alrededor no le viniera a cuento.

Ojos rojos como sangre, labios a juego, pelo despuntado, piel tétricamente blanca... Me vino un escalofrío. La conocía.

Hacía mucho que no la veía, pero esa tipa se me había quedado grabada en la memória por ser la inventora de "El juego de torturar al freak hasta la muerte".

Yo prefería el parchís.

- Ay va... La psicópata -musité entre dientes, horripilado.

Una de dos: O lo dije más alto de lo debido o ella tenía un oído jodidamente exquisito, porque, con un movimiento pausado de cuello, nos enfocó con la vista al instante siguiente, consiguiendo que se me pusieran por corbata.

Decir que intimidaba era poco.

Reforcé el agarré que tenía en la mano de Silvia, por instinto.

Por cobarde.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Benjamin Von Cassel el Mar Ene 24, 2012 9:09 pm

El sonido del despertador era, sin lugar a dudas, el más irritante jamás inventado por el hombre. ¿Cómo era posible que una montañita de chatarra pudiera ser tan enervante con ese sonido punzante que te sacaba de los sueños y te devolvía a la realidad como si de un jarro de agua fría estuviéramos hablando? Estaba claro que mi despertador y yo éramos enemigos mortales: él siempre me intentaba despertar cuando no quería ser despertado, y yo no desaprovechaba el momento de tirarle un cojín, una almohada o incluso de aplastarlo si era preciso, con tal de dormir un poco más. Sin duda mi mejor táctica era la de los cinco minutos. Apagar el cacharro de las narices, decir en media voz que dormiría cinco minutos más, y seguir como antes de que el aparato hubiera sonado. Bien, un buen ardid sin dudas... salvo que en la mayoría de las veces me acababa quedando sopa antes de darme cuenta y terminaba durmiendo hasta las tantas, llegando tarde así a todos mis compromisos.

Y hoy era uno de esos días en los que me había quedado tieso tras apagar la alarma del reloj, para acabar despertándome dos horas más tarde. Genial, adiós a mi esperado desayuno tranquilo y a tener una mañana relajada; otro día a base de salir corriendo, comiendo cualquier cosa que encontrase por el camino y deseando adelantar tiempo por donde fuera. Iba a tener que dejar de dormirme después de apagar el reloj, o antes o después iba a acabar incluso perjudicando a mi carrera.

De ser otro día, o de tener más tiempo, habría corrido como loco por tal de llegar a mi compromiso fijado. Pero hoy no era uno de esos días; lo que me tocaba hacer aquella mañana era resolver algunos asuntos con el teatro donde tocaba. Bueno, eso también lo podía hacer mi agente, ¿no? ya que para eso le pagaba. Si no sabía hacerlo bien, no se merecía el sueldo que se metía en el bolsillo a mi costa todos los meses.
Y dicho y hecho, le endorsé el muerto de la negociación mientras que yo me decantaba por un paseo por la zona de los alrededores. No me vendría mal una mañana tranquila, para variar.

Caminé sin rumbo fijo, hasta bien entrado el mediodía. No esperaba encontrarme a mucha gente por las calles, pero al doblar una esquina me encontré con una especie de grupo formado por tres personas, dos chicas y un chico. Una de ellas se encontraba mucho más distante, aunque a pesar de ser la más alejada de donde yo me encontraba me fue imposible no reconocerla. Era Juliette. Tenía algo que siempre la señalaba, incluso cuando trataba de pasar desapercibida. Puede que se debiese a que la conocía desde que tenía memoria.
En cuanto a los otros dos... no me sonaban de nada. A lo mejor me los habría cruzado por ahí, quien sabe, pero en mi mente sus rostros eran nuevas incorporaciones.

El chico pareció asustarse al ver a Juliette. No lo culpaba, pues sabía de primera mano que ella podría intimidar al más pintado si se le pasaba por la cabeza. No sabía bien como se las apañaba para ser tan inquietante, pero lo cierto es que siempre que se proponía paralizar a alguien, lo lograba, y sin tener que recurrir a amenazas o similar. Ya la había visto antes hacerlo, sabía que con una mirada era capaz de parar en seco a cualquiera. Seguro que Arthur Golden debió conocerla en algún momento y plasmar su habilidad en el libro ese que escribió... ¿cómo se llamaba? Memorias de una Geisha, creo.

Supuse que era mejor que me acercase. Juliette no era amiga de descuidar sus compromisos, y que yo supiera, ahora mismo debería estar en el conservatorio. Fuera lo que fuese que hacía allí, no sería nada que saliera de ella; alguien debía de haberla mandado.
-¿Qué es esto, una reunión de admiradores de la literatura?-dije como si nada, acercándome. Si actuaba con tranquilidad, como si nada pasase, podría conseguir distraer a aquel chico que parecía realmente... acojonado, y, de paso, disuadir a Juls de lo que sea que tuviera en mente.
avatar
Benjamin Von Cassel

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 29/12/2011
Localización : En el conservatorio

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Juliette Müller el Mar Ene 24, 2012 9:26 pm

Comenzaba a impacientarme de estar allí papando moscas, apoyada contra aquella cerca sin nada mejor que hacer que esperar a que esos niñatos se dignasen a volver a casa. Yo creía que Padre me tenía en alta estima, pero ahora me lo estaba planteando. Porque, si era, según él, una de sus mejores chicas, ¿qué demonios hacía yo allí, como una especie de estatua que mira inmóvil el paso del tiempo? Me sentía como un adorno de jardín, como uno de esos gnomos barrigones y sonrojados que muchas personas colocaban sobre su césped. No tendría su mismo aspecto, pero acabaría siendo de su mismo material como no viniesen pronto y me pudiera mover.

"¡Me aburro!"gritaba mi cerebro con la voz de Homer Simpson. Vaya, al parecer tanto ver esa serie me había dejado medio loca, o eso era a ojos míos. Si luego de decir semejante frase mi cabeza me pedía una rosquilla ya podría ir cogiendo hora para ir al psicólogo. Sería gracioso el diálogo que tendríamos: "Mire, mi cabeza se cree Homer Simpson..." No, mejor callarse el problema para una antes que pasar por ese mal trago. No quería ni imaginar los efectos que semejante noticia podría provocarle a mi carrera.

Decidí dejar la mente en blanco mientras seguía aquella espera, cuando unas voces, esta vez no creadas por mi mente en un momento de aburrimiento, se venían acercando por la calle. Afiné el oído, llegando a oír con más claridad. Oír, no escuchar. Escuchar conlleva entendimiento de lo que se oía, pero yo no comprendía bien lo que se estaba diciendo. El español aún me era algo obtuso.
Los dos charlatanes doblaron la esquina y se hicieron visibles ante mis ojos. Una pareja; la chica era aquella pavisosa de la tienda de música, no esperaba encontrármela por estos lares. El chico era aquel tipejo que Charlie intentó colorear, y que yo usé como diversión aquella misma tarde. ¿Cómo se llamaba? Lucas, creo, aunque en mis recuerdos lo relacionaba más con "chico acromático". Bueno, el nombre era lo de menos, lo importante ahora era llevárselo a Padre y así poder dejar de recibir insolentes mensajitos que me trajeran de cabeza.

No tuve que hacerme notar. Lucas me vio antes que la chica, y por el rabillo del ojo vi como mi visión lo paralizó en seco. Vaya, no sabía que un simple encuentro hacía ya tiempo le hubiera dejado tal marca. Iba a tener que probar a intimidar de esa forma más a menudo, pues me era más rápida que la habitual. Escuché aquellas palabras que dijo con boca pequeña, llamándome psicópata. Una palabra sonora y bonita, pero que a mí no me casaba. Un psicópata mata por matar, por vicio para ser más exactos. Yo no lo hacía a no ser que fuera necesario para conseguir algo. Solo asesinaba si el asesinato cometido fuera un precio por conseguir algo que valía más que la vida quitada. Yo no me llamaría psicópata, sino más bien, comerciante. Y la vida sería la moneda de cambio en ese comercio.

Giré la cabeza en su dirección con deliberada lentitud. Escuchar aquellas palabras no fue complicado; el oído absoluto que tan bien me venía en la música para distinguir tonos que desafinaban o notas mal producidas, era también algo útil para cotillear, aunque no lo usase mucho para ese fin.
Clavé mis ojos en los suyos con un gesto rápido y fiero, mientras que esbozaba una sonrisa pequeña y dura en mis labios.
-Hola, chico freak-dije con voz suave y modulada-Aún te acuerdas de mí; creía que tu memoria era inferior a la de un mosquito. Veo que aún puedes... ¿sorprenderme?

Di un paso en su dirección, con aire desdeñoso, cuando mi visión periférica captó algo que echó por tierra mis planes de un asalto rápido: un joven rubio y de ojos claros que me miraba algo habituado a esa imagen. Ben, ¿quién iba a ser? Creo que era el único que ya resultaba prácticamente inmune a mis técnicas de intimidación. Y para redondear las cosas, se acercó a nosotros, haciendo esa clásica pregunta que solía hacer en Berlín, cuando se encontraba algún grupito y él no formaba parte del dicho. Genial, un handicap para mí. Me iba a tener que esforzar para no flaquear en la tarea a llevar a cabo.

avatar
Juliette Müller

Mensajes : 263
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Localización : En el conservatorio o en el teatro; siempre puedes encontrarme en cualquier sitio dedicado a la música

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Invitado el Miér Ene 25, 2012 6:37 am

Empezó a hablar, a intentar convencerme en vano con el versus Lobezno/Pícara, pero entonces, así porque sí, frenó en seco que, por consiguiente, hizo detenerme a mí también.

Le miré, preguntándome el porqué de su reacción pero al parecer, era más importante de lo que un momento aparentaba. Lucas estaba totalmente acojonado.

- Ay va... La psicópata –se acojonó Lucas, cogiéndome con más insistencia de la mano.

Seguí la dirección de sus ojos. Algo muy chungo debía de estar pasando… pero al enfocar la vista, me sorprendí. ¿Qué hacía la diva esta por aquí?

- Hola, chico freak-saludó tranquila. Cosa bastante extraña. Era cierto que intimidaba, no era simplemente el desliz de tirarle casi el libro a su cabeza lo que en un principio me había achantado… ¡Eran sus sangrientos ojos combinado con tez tan blanca como la tiza y su expresión tan… tan… joder, es que ella misma en sí te echaba para atrás- Aún te acuerdas de mí; creía que tu memoria era inferior a la de un mosquito. Veo que aún puedes... ¿sorprenderme?

¡Eh, pero de qué va esta! ¿Por qué le dice eso a Lucas? No estaba entendiendo nada, salvo una cosa. Lucas se agarraba a mi mano con cada vez más fuerza.

No sé cómo, pero me vi capaz de abrir la boca y no sentirme tan palurda como la última vez que la vi.

- ¡Oye, no le digas eso! Que no te ha hecho nada… -protesté.

¿Por qué tenía que acojonar tanto a mi novio? Aunque… algo mazo de raro estaba pasando… debía enterarme de la causa.

- Oye Lucas –susurré en su oído tras hacerme notar delante de esa.- ¿Por qué la cellista esta la tiene tomada contigo? ¿Te sobaste en algún concierto suyo o qué?

Si era así, no entendía por qué. El disco que me aconsejó estaba bastante bien. Es más, era el ideal para olvidarse de todas las preocupaciones y dejarse llevar por la sintonía…

Pero entonces, una amigable voz se unió al grupo.

- ¿Qué es esto, una reunión de admiradores de la literatura?

- ¿Y este quién es? –Pregunté extrañada. Teniendo en cuenta la edad que tenía, lo más normal era que fuese amigo de ella, y más sabiendo que Lucas nunca lo había mencionado- ¿Es tu novio? –me interesé algo perpleja.

Ya hasta me había olvidado de mis anteriores comentarios, la entrada de aquél tío me había llamado mucho la atención. Parecía la única persona que no estaba tensa de los cuatro.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Miér Ene 25, 2012 10:15 am

¡La madre que la...! Vale, definitivamente Silvia estaba hablando más de la cuenta.

En primera estancia, sentí una mezcla esperpéntica de bochorno y gratitud al verla salir en mi defensa; pero finalmente, el terror, con un potencial mayor, me volvió a ganar de por mano, solo con pensar que ella podía ser el nuevo foco de rabia de esa tía tarada.

En serio que me espeluznaba. Ni siquiera sabía que tocase o que hiciera algún concierto al que se debiera ir y, para ser sincero, me traía al fresco. En ese momento, solo me interesaba coger a Silvia, cargármela en los hombros y salir por patas. Pero no tuve ocasión.

- ¿Qué es esto, una reunión de admiradores de la literatura?

No, es una reunión de bichos raros ¿Traes tu invitación, guapo?

Desconcertado, observe al tipo nuevo, abaluando si también sería un elemento peligroso. Yo no lo diría. Los ojos azules y cabello rubio ensortijado le daba un aire de lo más pacífico.

Éramos pocos y pario la abuela. Perfecto.

- ¿Y este quién es? ¿Es tu novio? -Silvia no pudo callarse la curiosidad. Se dice que así murió el gato... Aquello empezaba a agobiarme mazo.
- Ammm... Pu-pues si eso los dejamos solos ¿Eh? Que aquí molestamos, vamos -mordiendo la uña de la mano libre, tiré con nerviosismo de Silvia, queriendo dirgirla hacia mi casa y fabricar una trinchera con los sofas, para que esa tía tan macabra no pudieran entrar jamás.

Pero la cantante, o lo que leches fuera, no encontró ningún inconveniente en quedarse estática en su lugar. Me hubiese encantado tener las narices para empujarla o, como poco, poseer el poder de Ángel... pero eso era demasiado pedir.

Se veía a venir que nos íbamos a quedar. Nos gustase o no.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Benjamin Von Cassel el Jue Ene 26, 2012 4:19 am

Puede que a lo mejor no debiera haberme acercado, haber continuado con mi paseo y quitarme de cualquier problema. Habría sido lo fácil ciertamente, pero no lo correcto. Sabía perfectamente que Juliette trabajaba para aquel grupo, no recordaba ahora su nombre. Y, por mucho que me disgustase llevarle la contraria (a saber qué se sacaba de la manga para atormentarme por echar por tierra sus planes) no iba a permitir que hiciera nada contra aquellos dos que se encontraban ahora mismo parados frente a ella como si fueran estatuas de hormigón.

No comprendía por qué se mostraban tan molestos por su presencia. Parecía como si la conocieran de antes, o como si ella ya les hubiera amenazado previamente. Si había de ser sincero, no podía imaginar lo que se le pasaba a Juls por la cabeza. A fin de cuentas, aquellos dos no parecían más que dos chavales amantes de los cómics que volvían del colegio. No imaginaba que interés les podía tener, o que pensaba conseguir asustándoles de esa manera. Porque si algo sabía de Juliette es que todos sus actos siempre tenían un motivo, nunca hacía nada si no iba a sacar un beneficio de ello.

Aquel par también se mostró desconfiado de mí, y eso que no había llegado... no sé, haciéndome imponer o similar. A lo mejor era mi aparente calma la que los alertaba, pensando con lógica era antinatural que me mostrase relajado cuando delante de nosotros se encontraba una persona con la imagen que Juliette estaba dando. Si tuviera que ponerme a decirles que no me imponía tanto como a ellos porque ya estaba acostumbrado a esas actuaciones, nos iban a dar las tantas.

La chica me miró con recelo, para preguntarme si era el novio de Juls. Esa pobre inocente no sabía la estupidez que acababa de soltar... ojalá fuera cierta, para que mentir, pero no estaba muy seguro de que a Juliette fuera a hacerle mucha gracia. Ella siempre era muy especial para esas lides.
-Yo más bien me autodenominaría "amigo de la infancia". Me parece que el término "novio" me viene un poco grande-repuse con calma, mirando de soslayo a Juls, que parecía de porcelana por su expresión fría. Si iba a quejarse de lo que nos habían dicho, no iba a darle motivos para que se quejara de mí. No me parecía una buena situación para sincerarme con ella, cuando parecía a punto de lanzarse a la yugular de aquel par.
avatar
Benjamin Von Cassel

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 29/12/2011
Localización : En el conservatorio

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Juliette Müller el Jue Ene 26, 2012 4:33 am

No moví un músculo mientras la chica me increpaba. Vaya, al parecer la mosquita muerta se había buscado una parejita adecuada a ella, pues ambos parecían tan poca cosa que me dio la impresión de que iba a llevármelos por delante con un simple movimiento de mis dedos. O lo haría si me encontrase al 100% de mis capacidades, pues la presencia de Ben siempre, en cualquier circunstancia, me alteraba, y esto repercutía en mi poder. A lo mejor el simple hecho de crear una llamita me suponía un esfuerzo mayor que si lo intentaba estando sola. Iba a tener que concentrarme al máximo para poder llevar a cabo la tarea por la que me habían mandado a aquel lugar. Porque tenía claro que al menos a aquel chico iba a llevárselo a Padre.

-Vaya, si parece que has aprendido a hablar-le dije a la chica cuando hubo terminado de... insultarme-Creía que te limitarías a balbucear como en la anterior ocasión. ¿Has hecho un cursillo intensivo o realmente tienes algo más que horchata en las venas? Que lástima que no se pueda decir lo mismo de tu "adorable novio", ¿no crees?-señalé girando el rostro hacia Lucas, que me miraba como si fuera la mismísima encarnación de Satanás. Cielos, ni que fuera tan diabólica. Me gustaría saber que era lo que haría aquel niño si se viera en mis situación. Quizás sería más duro, o quizás se limitaría a morderse las uñas, como estaba haciendo en ese mismo momento. Le iba a recomendar un psicólogo que le ayudase a sacar algo más de nervio de su conducta más ratonil que humana.

Y Ben parecía dispuesto a meterse en aquel corrillo, según veía. Porque su calma atrajo momentáneamente la atención de aquel par de idiotas, que le miraban con algo que creía que era incredulidad en sus ojos. Normal, no era habitual que la gente se sintiera tan cómoda en mi presencia. Y lo peor es que su presencia también me afectaba a mí. ¿Por qué mi estúpido corazón no dejaría de andarse caracoleando por los derroteros de los sentimientos y seguía igual de frío que siempre? Simplemente, porque Ben había logrado dar con el acceso al mismo hacía mucho tiempo. Esa batalla ya la había perdido.

La chica... ¿me dijo su nombre? Si lo hizo, lo olvidé. Bueno, aquella tipa me preguntó si Ben era mi novio. ¿Hola? ¿Acaso te pagan las revistas de cotilleo? No iba a decirle que ojalá lo fuera, obviamente. Eso habría supuesto una fisura en mi imagen de chica fría, y no era conveniente desmoronarla. Lo sentía por Ben, pues sabía perfectamente que mis sentimientos si eran correspondidos por su parte, y también lo sentía por mí misma, por no poder vivir mi vida personal como quisiera. Pero no era un momento apropiado para lamentos, y relegué estos a un segundo plano, mientras Ben se auto-denominaba a sí mismo como un amigo de la infancia. Vaya, me conocía mejor de lo esperado. Ese era otro punto a su favor.

Di un paso al frente, poniéndome en el centro del camino al acceso de la casa, viendo como Lucas se intentaba escabullir con la otra pavisosa. No iba a permitirles marcharse tan facilmente, eso ni por asomo. Antes nos divertiríamos un ratito.
-No me parece muy cortés abandonar una reunión tan agradable, sobre todo ahora que las cosas se están caldeando, ¿no creeis?-repuse con una voz encantadora pero envenenada, mientras que me encargaba de rodear a ese par con fuego, excluyendo a Ben. Nada de esto iba con él, y si era listo, se largaría antes de que le quemase por error-Yo de vosotros me quedaría a jugar. A una alemana no le sienta bien que la dejen como mala anfitriona.
avatar
Juliette Müller

Mensajes : 263
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Localización : En el conservatorio o en el teatro; siempre puedes encontrarme en cualquier sitio dedicado a la música

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Invitado el Jue Ene 26, 2012 8:46 am

Ni de coña estos dos eran solo “amigos de la infancia” o al menos el tío rubio no se sentía así. Si no, no habría puesto esa expresión al decir esa frase…

Me iba a entrometer, a decir que se dejasen de chorradas y que ellos dos se fueran por un lado y Lucas y yo por el otro. Pero quién era yo ¿la Celestina? Mejor me quedaba calladita.

En boca cerrada no entran moscas…


Y menos sabiendo cómo se las gastaba la tipa esta de los ojos rojos… era imposible rebelarse contra ella cuando te dirigía unas frases tan aduladoras…

En serio, no me extraña que Lucas estuviese de esa forma. Me habría encantado imitarle y ponerme incluso más nerviosa que él, pero alguno de los dos tenía que hacer de fuerte.

Resultaba difícil creer el cambio radical que daba mi comportamiento cuando estaba con él. ¿Desde cuándo era yo tan valiente en estos temas?

Pero tampoco me dio mucho tiempo a demostrar mi valentía. Lucas, impulsado por lo que supuse que era su histeria, tiró de mi mano, dispuesto a ir a la protección de su hogar.

¡Ja! Pero qué iluso era… ¿Acaso pensaba que la cellista esta nos dejaría pasar? Ni por asomo…

- No me parece muy cortés abandonar una reunión tan agradable, sobre todo ahora que las cosas se están caldeando, ¿no creéis?- dijo ella, dándome un cague de alucine. -Yo que vosotros me quedaría a jugar. A una alemana no le sienta bien que la dejen como mala anfitriona.

- ¿Pero qué? –grité del susto cuando me percaté del calorcillo que empezaba a sentir en mis piernas -¿Otra más con poderes? –solté con una mezcla de fastidio, sorpresa y miedo.

Esta tía era mala a rabiar. ¿Qué bicho le había picado?

Al menos había tenido la “consideración” de rodearnos con el fuego a una distancia de un metro aproximadamente. En mi opinión, la justa para darnos un susto de tres pares de narices, evitar escapar y evitar que mi novio y yo nos juntásemos más de la cuenta dando como resultado muerte ipso facta.

No entendía nada de por qué de pronto estaba a punto de morir (de nuevo) ¿Qué podía hacer? ¿Qué había hecho para que a la pirómana le molase ser su juguete?

¡Ayuda!


Última edición por Silvia Fest Fox el Jue Ene 26, 2012 10:50 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Jue Ene 26, 2012 9:13 am

Olía agrio. A puro queroseno. Hasta la lengua me sabía a fuego.

De repente, a nuestro alrededor había nacido un círculo formado por vivaces llamaradas que competían por lamernos la piel, bailando, chisporroteando, combustiendo de forma espotánea.

¿Qué coño...?

Dejé la boca abierta, cayendo en peso muerto por el asombro. Alucina.

- ¿Pero qué? ¿Otra más con poderes? -gimió Silvia, incrédula.

Sí, me lo sacó de la boca. Lamentablemente, eso de los poderes no era como sarcarse el carnet de conducir... Nadie dice que tengas que estar mentalmente equilibrado para tenerlos. Esa pava, desde luego, no lo estaba.

Di una vuelta sobre mi mismo, observando aquel anillo acuradamente perfecto que nos prohibía dar ni un paso hacia adelante o hacia atrás... a no ser que nos apeteciera abrasarnos un rato.

El calor atacaba en masa, por los cuatro costados. Rozaba a lo doloroso.

- P-pero... ¿Qué...? -no entendía, no había lógica, ese era el resumen ¿Por qué toda la peña con habilidades especiales se juntaba en Valle Perdido? ¿Qué tendría este lugar?

No era casualidad que yo estuviera ahí. Ni que Silvia lo estuviera. Y esa mujer menos. Desde luego, no parecía haberse topado con nosotros por coincidencia. Estaba esperando enfrente mi casa.

Me estaba espeando a mí. O a cualquier otro miembro de la família Castillo.

- Trabajas para Padre -acabé deduciendo, en un tono desesperadamente bajo. A pesar de verme dentro de una réplica del infierno, un frío fugaz y repentino mordió mi columna. Observé sus ojos de ese tono hemoglobina. Sin respirar- No voy a... no voy a volver con él. No voy a hacerlo.

¡Carai, qué sorpresa! Casi me suena desafiante... solo casi. Me apreté al costado de mi novia, preso del terror. De ese que erizaba el vello de mi nuca. O yo sentía clautofobia extrema, o la redonda parecía estar estrechándose...

Atrapados como ratas. Lancé miradas desesperadas a mi alrededor, buscando frenéticamente una forma de huir, sabiendo de antemano que nada ni nadie nos iba a salvar. Ahí solo estábamos la pirómana, Silvia, yo... y el otro tipo, que para mi sorpresa, no había gritado ni salido corriendo.

¿Significaba eso que también tenía poderes? Me apostaba mi colección entera de cómics. Joder, qué putada. A falta de uno, Padre nos enviaba a dos.

Me estalbié el esfuerzo de chillar como una nena. En mi casa no había nadie a esas horas, lo sabía.

He aquí nuestra sentencia final.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Benjamin Von Cassel el Jue Ene 26, 2012 9:36 am

A lo largo de mi vida había visto muchas cosas. Algunas más hermosas que otras, ciertamente, pero cada una con su peculiaridad particular. A veces algo mortífero podía ser bello, ser hermoso en alguno de sus matices. O al revés; algo hermoso ser terriblemente letal, algo que te dañaba a la primera de cambio. Y ahora lo estaba comprobando con Juliette. Siempre la había tenido como una criatura exquisita, un poco tétrica, todo fuera dicho, pero también armoniosa y elegante, sobre todo cuando cantaba, que llegaba a parecer un ángel. Claro que ahora ese ángel que era sobre el escenario se había convertido en un verdadero demonio.

No iba a decir que no sabía lo que hacía Juls, o que al menos no lo sospechaba. En la organización se hablaba de ella como "la pirómana de Padre". Siempre se señalaba su falta de escrúpulos y su manía por quemar todo lo que le estorbase. Nunca había creído aquello, suponiendo que eran exageraciones, cosas que los demás inventaban sobre ella para hacerla aún más terrible y concienciarnos de la lucha contra ese clan, que según se decía, la mayoría de las veces la enviaba a ella como emisaria. No comprendía bien los motivos que Juliette podría tener para participar en aquel juego, pero lo cierto es que no iba a juzgarla, al menos no hasta que no supiera las razones por las que se había unido a ese clan.

Lo cierto es que siempre que jugaba con el fuego, por lo que había escuchado también de boca de esas mismas personas, tomaba el aspecto de un ser infernal. Ahora veía que eso sí era cierto, aunque fuera en parte. Sus ojos brillaban más rojos que de costumbre, parecía como si el fuego estuviera corriendo por sus venas en esos momentos. Puede que incluso así fuera, que para ella tener fuego en lugar de sangre fuera lo más natural del mundo. A fin de cuentas se decía que el fuego y ella eran lo mismo, un ente conjunto.

Veía el temor en el rostro de los dos jóvenes mientras que Juliette los rodeaba con las llamas. Estaba claro que si yo no intervenía de algún modo, iba a reducir a ese par en menos que canta un gallo. Probablemente solo necesitaría un movimiento de sus dedos para convertirlos en cenizas. La cosa era que no sabía que podría hacer yo. Según me habían dicho, era un "escudo" capaz de anular otros dones. ¿Podría anular el don de Juliette? Nunca lo había probado con elementales, y no me apetecía que el primer elemento con el que iba a ponerme a prueba fuera el fuego, que resultaba el más peligroso y destructivo de los cuatro. Por probar no iba a perder nada, por lo que me concentré en lanzar aquella especie de fuerza que me envolvía contra ellos dos, amparándolos bajo ella. No sabía si funcionaría o no, pero de momento, aunque no lo supieran, ya estaban mucho más protegidos.

-No creo yo que una buena anfitriona intente asar a sus invitados-repuse con calma y en español, para que todos me entendiesen. Sabía que si me ponía a hablar en alemán, a lo mejor me tomaban por uno de los esbirros de Padre, lo que no me hacía especial ilusión-¿Por qué no te dejas de hacer el tonto y permites que todo siga con su curso natural? Así no tendría que ir "escudando" a la gente, ¿no te parece? Además, te pones muy fea cuando esbozas esas muecas tuyas para intimidar.
avatar
Benjamin Von Cassel

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 29/12/2011
Localización : En el conservatorio

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Juliette Müller el Jue Ene 26, 2012 9:52 am

Notaba como todo mi cuerpo hormigueaba de puro placer mientras dejaba correr fuera de mí todo el fuego que llevaba en mi interior. Al fuego le gustaba jugar, y yo siempre era su mejor compañera de juegos. Lo hacía bailar, contonearse, doblegarse para mí. Y a veces también le daba carta blanca para que destruyese, para que arrasara y devorase todo lo que encontrara a su paso. Conocía sus necesidades, pues prácticamente también eran las mías. El fuego era yo, y yo era el fuego. Era la personificación del elemento, de eso no me cabía duda. Lo notaba cuando dejaba que me lamiese como un gatito sumiso, cuando me sumergía en las llamas y sentía su tacto ígneo sobre mi piel de un blanco cadavérico. Era un poco como el fénix que surgía del fuego.

Ahora el fuego no estaba siendo todo lo devorador que podía ser. No era más que un cachorrito de tigre que husmeaba a una presa, pero esperando a que su madre se decidiera a dar el primer paso antes de ir a por la caza. No pensaba calcinar a aquellos dos, solo llevármelos, ya fuera por las buenas o por las malas. Claro que, si elegían esta opción, iban a llevarse sus buenas quemaduras. El fuego siempre era un gran aliado para persuadir a quienes se ponían especialmente reticientes a seguir mis órdenes.

El freak pareció comprender de parte de quien venía yo. Vaya, así que tenía más de dos neuronas. Un verdadero descubrimiento sin duda, pues yo le hacía con una... o mejor con media, simplemente para mantenerse en pie y soltar incoherencias de amanerado. Iba a divertirme de lo lindo jugando con él, siempre que Padre me lo permitiera, claro. A lo mejor castigaba su huida y me permitía ser el verdugo. Iba a tener que ir ideando el planning a llevar acabo para esa sesión de escarmiento.

-Nadie te ha pedido que des tu opinión sobre lo que vas o no vas a hacer, y no conviene que hables, o dañarás a la neurona que debe de quedarte. No vas a "opinar" si vienes o no. Vas a ir a donde yo te diga sin emitir ni una queja, y llegarás a Padre de una pieza. Resístete y llegarás llagado, y tu amiguita igual. Jugar conmigo es muy simple: si obedeces las reglas, acabarás bien, si las incumples, el fuego te castiga. Muy justo, creo yo.

Me percaté de que Ben me miraba de soslayo. Claro, él no sabía lo que yo era capaz de hacer, desconocía la esencia ígnea que corría por mis venas. Seguramente me estaría pintando como un demonio surgido de los fuegos del infierno. No me gustaba que tuviera esa imagen de mí, pero las órdenes eran claras: llevar a los miembros de la familia Castillo a cualquier casa del clan Elefante. No iba a negar que me daban pena y envidia aquella pareja que se encontraba en mi anillo de llamas. Pena porque sabía lo que les esperaba, aunque luego disfrutara quemándoles como castigo. Envidia porque eran libres para poder amarse, para ser una pareja, una libertad que yo no poseía. Una libertad que, al no tener, me impedía poder sincerarme con el hombre del que estaba enamorada cuando aún era una debutante. Un hombre que ahora me estaba pidiendo con calma que dejase a aquellos dos y me marchase. ¿Acaso tenía otra opción? Si no los llevaba, sufriría la ira de Padre.

-Lassen Sie sich nicht in diese, weil nichts an. Bitte lassen Sie mich. Sie wissen nicht, was meine Gründe für ... gut, zu einem echten Dämon sein.
Me dolía mostrarme como la desalmada que a veces era delante de Ben, pero así eran las cosas en la organización. No me quedaba otra que obedecer.

TRADUCCIÓN: No te metas en esto, pues no es asunto tuyo. Por favor, déjame. No sabes cuales son mis motivos para... bueno, para ser un verdadero demonio.
avatar
Juliette Müller

Mensajes : 263
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Localización : En el conservatorio o en el teatro; siempre puedes encontrarme en cualquier sitio dedicado a la música

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Invitado el Jue Ene 26, 2012 11:24 am

Sentía cómo el fuego me abrazaba sin quemarme. El calor que desprendía era de lo más agobiante y, junto a Lucas, más. Me encantaba tenerlo a mi lado, sentirlo cerca, abrazarlo… Pero esta ocasión era la excepción que confirma la regla. Que me alimentase de más calor no me ayudaba. El resultado podría ser lo ocurrido en la discoteca. Tenía que ir a lo semi-práctico.

Sudando, mi quité los guantes. Tampoco podía pedirle que se alejase de mí porque, al fin y al cabo, no teníamos mucho espacio… ¿Era cosa mía o el círculo de fuego cada vez se iba reduciendo?

¿Y si saltábamos? Una solución sería que Lucas podría evitar que yo me quemase y luego yo lo curaba… la idea pintaba bien, salvo porque el dolor que él sufriría sería inhumano. No era justo para él.

Ya empezaba a desesperarme… ni si quiera el miedo me daba permiso para entender qué decían los adultos. Es más, ya hasta me parecía que hablaba en otro idioma la diva pirómana… ¿Se estarían declarando ya su amor?

A saber. Pero si había algo de cierto en este momento era que, como no bajasen las temperaturas, volvería a sufrir otro golpe de calor… y este ya sería definitivo…

Cada vez más parecía que hoy sería mi fin, nuestro fin…

Al menos tenía que pensar algo positivo… le haría un gran favor a mi tía desapareciendo del mapa y viviría para siempre al lado de mis padres, mi perra y mi novio…

Visto así la cosa no pintaba tan mal…


Última edición por Silvia Fest Fox el Jue Ene 26, 2012 12:09 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Jue Ene 26, 2012 11:52 am

No, no, no y mil veces no.

Yo sabía... Bueno, yo rezaba para que no estuviera lo suficientemente tarada como para dejarnos morir achicharrados ¿No podría, verdad? Nos querían vivos... moribundos como poco.

El calor que emanaba del círculo de fuego empezaba a superar a lo sufrible. Me dolían las articulaciones de lo tensas que las tenía. Encima la muy zorra parecía disfrutar...

Nuestra captora masculló algo en un alemán duro y glacial. Siempre opiné que era un idioma demasiado áspero.

Mi transpiración me hizo hiperventilar.

- N-no tienes porque hacerlo. A mi también me utilizaba... No tienes que hacerle caso -sí, esa era mi inoportuna recomendación, inspirada por el desespero ¿Porque me vuelvo tan idiota en situaciones límite? Me sequé el sudor de debajo el flequillo, observando a la alemana ignífuga- Padre so-solo te utiliza ¿Sabes? Eres su juguete. Yo...yo tambien lo fui.

Cogí aire, pero solo pude respirar llama. Mi cabeza empezaba a estar falta de un oxígeno que le ayudara a mantener la conciencia. Parpadeé, luchando contra el doloroso sofoco. Ni idea de cuanto tiempo podría aguantar.

Silvia tampoco. Eso era lo que más me preocupaba.

Me aferré a su brazo, a modo que nos sirviera a los dos de apoyo. Ya puede cantar misa el dichoso calor... yo, en contradicción total con el mundo, estaba temblando. De pavor.

- Tu ¿a-amigo de infancia? Lleva razón... Déjanos ir, por favor. Estás montando un espectaculo, tenemos vecinos ¡Podrían verte! -se me acababan las advertencias, las amenazas, las súplicas, las ideas.

Todo. Solo tenía claro el pánico. Eso se distinguía de puta madre.

Eso y la tenaz decisión de que, si se llevaban a alguien, iba a ser solo a mí. No permitiría que Silvia pasara por lo que yo pasé.

Por lo que pasaban los niños de Padre en general.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Benjamin Von Cassel el Jue Ene 26, 2012 9:23 pm

Sentía como mi cabeza intentaba aumentar el ritmo al que estaba trabajando en esos momentos. Había intentado decirles de forma algo discreta a aquellos dos que se encontraban a salvo, o al menos eso pensaba yo, de las llamas de Juliette. Que podrían cruzarlas sin temor a quemarse, o al menos sin sufrir en exceso si lo hacían rápido. Pero claro, seguramente en su estado de tensión no debía ser fácil comprender pequeñas indirectas que en esos momentos tendrían que importarles menos que cualquier otra cosa. No me había visto nunca en su situación, pero seguro que no debía ser nada agradable ver como te cercaba con llamas una chica de ojos rojos.

Una chica de ojos rojos que en esos momentos me estaba revelando su mayor secreto a mi parecer. Que me pedía que me largase, que no quisiera saber las razones por las que actuaba así. No me hacía mucha falta, puesto que me bastaba con saber a quien era leal. Estaba seguro de que tendrían que haberla amenazado duramente, o haberle prometido una gran recompensa, para que ella estuviera tan dispuesta a llevarse a aquellos dos. No me cabe dudas de que, en otra situación, habría retirado las llamas en cuanto hablé con ella.

Veía como los dos chicos se estaban empezando a marear o similar por el calor. Tenía que ser psicológico, puesto que yo me encontraba bastante cerca de las llamas y no notaba tanto calor como el que ellos parecían sentir. Seguramente la tensión les estaba jugando una mala pasada, y quizás dentro de poco cayeran fulminados por un golpe de calor, haciendo que Juls ganase la partida. ¿Juls? No, ella no ganaría nada. Seguramente se quedaría como antes, igual. Padre, o quien fuera el que lideraba aquel clan, sería el que saldría ganando con todo esto.

Tenía que hacer algo, demostrarles que podían marcharse de ese anillo sin miedo. Una estupidez tan grande que les distrajera de Juliette y les hiciera conscientes de que en esos momentos eran inmunes a ella. Iba a tener que ser yo quien cruzara las llamas para que pudieran ver que no sucedía nada.
No me andaba por la labor de eso, pues aún no estaba seguro de si me iba a funcionar esa especie de escudo que poseía. Bueno, más se perdió en la guerra. Así pues, alargué una mano y rocé con los dedos las llamas. Nada. No quemaban, ni mordían, ni dañaban. Era como atravesar un golpe de aire caliente, lo que me demostraba que el escudo servía también contra los elementales. Sabía que a Juliette no le iba a hacer mucha gracia que le tirase por tierra sus planes, pero a mí tampoco me hacía especial ilusión tener que decidir entre ella y los deberes de mi organización. Tal vez, en un futuro, consiguiera que el fuego de Juls no ardiera con maquiavélicas intenciones, sino para protegernos de aquellos depravados que opinaban que el secuestro de niños sí era algo permitido.

Dí dos pasos que me parecieron eternos, entrando en aquel anillo y viendo en los ojos de la pareja aterrada algo que a lo mejor podría ser sorpresa, o incluso recelo. No sabían quien era yo, y seguramente creerían que... no sé, que iba a encargarme de doblegarlos desde dentro del anillo o similar.
-Creo que esas llamas tienen una fuga-dije con calma-Se pueden cruzar como si nada. Es como si estuvieramos... no sé... "protegidos"-esa última palabra la pronuncié con más enfásis, mirando a ambos. Esperaba que captasen la indirecta y se lanzasen a cruzar las llamas.
avatar
Benjamin Von Cassel

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 29/12/2011
Localización : En el conservatorio

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Juliette Müller el Jue Ene 26, 2012 9:40 pm

Un zumbido sordo se hacía partícipe en mis oídos mientras veía con rostro inexpresivo la ígnea danza de las llamas, que alzaban sus dedos ardientes hacia el cielo, como si quisieran cogerlo entre sus chispeantes manos. Tenía la cabeza demasiado llena de cosas, demasiado confusa como para decidirme a apretar aún más el cerco o a dejarlo como estaba, incluso como para decidirme a desaparecer de allí como si nunca hubiera hecho acto de presencia. Sabía perfectamente que lo que estaba haciendo era inhumano. Sabía perfectamente que Ben me iba a odiar después de ver lo que yo realmente era. Sabía perfectamente que Padre me reprendería si le fallaba. Porque todos éramos conscientes de que en esa organización, los fallos eran penados; y siempre se intentaba evitar. Padre conocía nuestros puntos débiles, y no dudaba en usarlos para que pagásemos nuestros errores. Podría destruir mi carrera, destrozar mis instrumentos, y yo moriría de la pena.

Por eso no podía fallar. Por mucho que Lucas me intentase recordar que para Padre solo era un juguete. ¿Acaso se pintaba que no era consciente de que a ojos de ese hombre solo era una cosita ígena, útil y bonita, que dejaría de usar en cuanto viera que no le servía? Lo sabía perfectamente desde el primer día, desde que me intentó unir a su causa con palabras zalameras y resbalosas como grasa. No creía que precisamente yo, como decía Lucas, fuera su juguete, por el simple hecho de que sabía que mi temperamento era más fuerte que el de sus sumisos niños. No, yo más bien creía que Padre me consideraba una herramienta, un destornillador con patas, por llamarlo de algún modo.

Me sentía mal a sabiendas de lo que me tocaba hacer. Pero iba a hacerlo, iba a cumplir la función de la herramienta que Padre me había concedido. Cuando un destornillador asesinaba a alguien las culpas no eran de la herramienta, sino del que la usaba, ¿no? Se podría decir que la situación actual era la misma. Yo iba a hacer algo horrible, aunque el cargo de conciencia debería recaer sobre Padre, no sobre mí.

-Vaya chico freak, ahora intentas hacer de mi conciencia-dije con voz dura, para evitar pensar, de paso, en todo lo que estaba dando vueltas en mi cabeza-¿Quieres saber que hice con la antigua? ¡Asesinarla lentamente, porque solo me decía patrañas, me hacía ser débil! ¿Quieres seguir sus pasos? Solo tienes que seguir dándome consejos. Puedo quemarte y hacer que parezca un suicidio... o mejor aún, puedo condenarte a la más dolorosa de las muertes. ¡La muerte del alma! Sería muy fácil hacer que tu amiguita muriera de una muerte lenta y dolorosa, que sintiera lo que es el fuego corriendo por sus venas. ¿Eso es lo que buscas?
Mi rostro era frío y duro, pero por dentro sentía deseos de llorar. Llorar y llorar hasta quedarme sin lágrimas, hasta que los ojos me escocieran. Por mucho que aterrorizase a los demás, no era más que una máscara, la misma que usaba cuando me comportaba como una diva déspota y tirana. En este mundo egoísta y cruel, solo los mayores demonios prosperaban. Y a mí no me quedaba otra que serlo.

Fruncí el ceño con determinación. No podía fallar ahora, simplemente no podía. Esperaba que, en un futuro, Ben pudiera perdonarme por ser la peor persona que hollase la tierra.
Me dispuse a lanzar una nueva amenaza usando a las llamas como palabras, cuando me fijé en que Ben cruzaba el fuego como si nada, como si las llamas solo fueran una ilusión óptica. ¿Cómo había hecho eso? La única respuesta que se me ocurría era que tenía que tener algún tipo de poder, como yo. Vaya, otra cosa en común...

Me percaté de que les dijo algo a los dos niñatos que estaban allí dentro. El rugido de las llamas y el zumbido de mi cabeza me impidió escuchar que era lo que concretamente les decía. ¿Acaso podría lograr que ellos burlasen también mi don? Ni idea.
avatar
Juliette Müller

Mensajes : 263
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Localización : En el conservatorio o en el teatro; siempre puedes encontrarme en cualquier sitio dedicado a la música

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Invitado el Vie Ene 27, 2012 5:12 am

Poco me faltaba ya para despedirme de mi amor e incluso, si quería, llevármelo a la muerte con un beso. Sería exactamente el beso de la muerte pero con la diferencia de que, en esta ocasión, resultaría de lo más romántico. Seguro que a Bécquer le encantaría nuestra relación.

Pero un milagro pasó atravesando las llamas. Era aquel tipo, demostrándonos que podíamos escapar de aquel infierno. Me fié de él sin perder un tiempo de lo más valioso. Cogí mis guantes con una mano y con la otra arrastré a Lucas del ígneo círculo, hacia la libertad.

- Gracias –susurré a nuestro ángel rubio.

Teníamos prisa si queríamos que la pirada no nos pillase. Lo malo era que el único lugar en el que podríamos estar seguros, se encontraba con la entrada bloqueada por culpa de aquella mujer proveniente del mismísimo infierno.

Si queríamos sentirnos a salvo, debía echarme un farol tan grande como las pirámides de Guizeh. Así pues, con una valentía que ni me reconocía, fuimos directos a la entrada de la casa. Plantándonos frente a ella. Se encontraba con una expresión tan fría y… siniestra que era imposible que no me acojonase. Pero debía tragarme el miedo, por Lucas. Lista para la acción, solté de mis garras a mi novio.

- Apártate –sentencié con una seguridad que había alquilado.

Iba a hablar o… a reírse de nosotros quizás. Pero como dijese algo, ya sí que echaría a correr a gran velocidad así que la corté sin ningún miramiento.

- Como no te apartes, te mataré en cuanto nuestras pieles se rocen. –amenacé mostrándole la palma de mi mano derecha desprovista de mi guante. Solo tenía que dejarlos caer en el asfalto y ya estaría lista para la acción.

Ale ya lo había soltado. Todo por lo que le había advertido era mentira. Sí, era cierto que podía matarla si me tocase, pero solo en cuanto nos tocásemos por segunda vez y, para ello, haría lo imposible porque no ocurriese. Sabía de sobra que yo no estaba hecha para matar… mi conciencia no paraba de gritármelo.

Si queríamos salir de esta, solo me quedaba esperar ser lo suficientemente convincente como para llegar a dejar confuso a mi íntimo amigo. Si él se lo tragaba, sería mucho más fácil que la cellista también…


Última edición por Silvia Fest Fox el Vie Ene 27, 2012 7:31 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Vie Ene 27, 2012 7:27 am

¿Es que yo era el único mentalmente sano en ese circo? ¡Todos locos!

Vale. Analizemos ¿El tío ese acababa de salvarnos? ¿Por qué? A parte del respeto cuotidiano a la vida humana y la aversión por ver cuerpos achicharrados, no encontraba más motivos.

Y aquello me mareaba.

- Apártate -rugió Silvia. Pestañeé, sorprendido.

Yo la admiraba. La quería por ser así de fuerte, de valiente... Era todo lo que yo nunca iba a ser. Pero eso no era necesariamente bueno para ella.

- Como no te apartes, te mataré en cuanto nuestras pieles se rocen.

¡¿Qué?!

Eso habría querido chillar. Pero quedarse mudo era una opción mucho más apropiada para mi. Mudo y con cara de retrasado.

Mis pupilas, nerviosas e indrédulas, saltaron de nuestra captora a Silvia impulsadas por la velocidad del miedo.

No jodas... No era posible. Silvia era la mejor persona del mundo entero. La más pura. El peso de su culpa ya era monstruoso a esas alturas de su vida... ¿Y quería seguir añadiendo losas? ¿Sería capaz?

Su tenacidad quería hacerme entender que sí ¿Sinceramente? Yo no lo tenía la mitad de claro... ¿Quien ganaría en un versus de mi novia contra la enviada de Padre? No estaba seguro si, en el momento en que Silvia se viese obligada a tocarla, a matar, fuese capaz ¿Y si esa tía era más rápida? ¿Y si la convertía en una bola de fuego antes de dar un solo paso?

Temblé, sintiendo la lividez pidiendo paso a mis partículas. Estaba más asustado que cuando me encontraba en el anillo de fuego. Mucho más.

¿Qué opción era aquella? ¿La muerte del alma? El recuerdo de esa frase me golpeaba de horror. No quería. Antes me entragría voluntariamente que ver como... como moría mi alma. Como moría Silvia. O como se mataban entre las dos.

Eso no era como jugar al hipotético Lobezno contra Pícara. Ahí había reales en juego.

Y yo no sabía que hacer.

Como última y única opción, le dediqué una mirada de urgente súplica a aquel hombre rubio, el mismo que nos había recatado una vez. Le necesitaba de nuevo, porque solo podía centrarme en una cosa...

¡Se matarán!


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Benjamin Von Cassel el Vie Ene 27, 2012 7:47 am

Una vez que saqué a aquellos dos de ese infierno en miniatura, supuse que se marcharían, que correrían calle abajo para poner la máxima distancia entre ellos y Juliette. Sería lo más lógico, y me permitiría poder hablar con ella, intentando razonar. Sabía que, por muy inquieta que fuese, era capaz de atender a razones lógicas cuando estas se le presentaban. Con un poco de suerte puede que incluso abandonase a aquella organización, siempre que yo le aportara los argumentos apropiados. Puede que incluso probase con unas dosis de chantaje emocional para conmover el ígneo corazón de Juls.

Pero aquellos dos al parecer eran idiotas, o poco les faltaba, viendo como en lugar de poner pies en polvorosa iban a intentar enfrentarse a ella. Bueno, el chico parecía un poco preocupado ante esto, pero su novia se había dedicado a plantarle cara a Juliette, que la miraba con algo que parecía desdén en sus brillantes iris. Seguramente la consideraría algo insignificante, que podría aplastar en un momento. Conocía bien sus pensamientos, y en su rostro aparecía dibujada esa expresión de fría maquinación que revelaba que no estaba tramando nada bueno. ¿Es que no comprendía esa niña que era mejor no provocarla y dejar que se fuera por sí sola? No sabía que iba a hacerle, pero no me cabía duda de que Juliette podría reducirla a cenizas si se le pasaba por la cabeza, lo que esperaba que no sucediera.

La amenazó, sí. Pero ni yo mismo me esperaba esa amenaza, una amenaza de asesinato. Notaba como la sangre huía de mi rostro mientras veía a las dos chicas, una asustada pero furiosa, la otra impasible y fría, con una mueca de desdén en sus labios. No sabía si la chica mentía o si sus palabras eran ciertas, pero estaba seguro de que el orgullo de Juls no la iba a hacer retroceder. Si de por ella fuera, seguro que permitía que la asesinaran allí mismo, por tal de permanecer inamovible. Siempre había sido una orgullosa.

Pero la forma de ser de Juliette no importaba ahora. Lo único que era primordial era ver como la mano podría acabar tocando la piel de ella, matándola o no, a saber. Claro que yo no pensaba esperar a saber si mentía o no, puesto que había cruzado media Europa solo para reencontrarme con esa vieja amiga y poder decirle finalmente cuatro verdades a la cara. Si quería matarla, iba a tener que pasar por encima mío, y eso a lo mejor le iba a suponer más de un problema.

Actué rápido, sin pensarlo dos veces. Según había comprobado, si me encontraba en contacto físico con la persona que pretendía proteger, el escudo que yo ejercía se fortalecía. Tenía que tocar a Juliette como fuera y envolverla como en el instante anterior hice con los dos chavales. Y no debía darse cuenta de lo que se me pasaba por la mente, o también la tomaría conmigo. Juls siempre había sido muy temperamental, y saber manejármelas con ella no había sido especialmente fácil.

Así pues, me apresuré a situarme a espaldas de Juliette, y a abrazar su torso mientras me centraba en protegerla, en envolverla en mi escudo para evitar que le sucediera algo. Me importaba un bledo lo mucho que se enfadase o se disgustase, me daba igual.
-No se te ocurra ponerle un dedo encima-mi voz fue más dura que en un principio, dejando claro que, no por haberles ayudado antes les iba a seguir ayudando. Me sentía un poco desorientado debido a que estaba haciendo una cosa contradictoria: proteger a una chica de Padre de aquellos que podrían conseguir quitarla del juego, haciendo un gran favor al clan Blanco-No quiero ponerme en vuestra contra, pero si osais dañarla os demostraré que yo también puedo destruiros.
No era una amenaza. Era una advertencia.
avatar
Benjamin Von Cassel

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 29/12/2011
Localización : En el conservatorio

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Juliette Müller el Vie Ene 27, 2012 8:03 am

Estoy segura de que una bofetada no habría podido sorprenderme más que ver como aquel grupito cruzaba con seguridad mis llamas. Siempre había creído que estas eran imbatibles, que nadie podía vencerlas. Que yo era prácticamente una especie de diosa del fuego que era capaz de decidir sobre la vida de las personas valiéndome de ese elemento. Me creía poderosa, oh sí, y todo lo que hacía me conllevaba a aumentar esa opinión sobre mí. Todos se tenían que doblegar a mis designios y obedecerme so pena de ser pasto de las llamas. Todos. Hasta hoy, cuando Ben salió invicto de ellas no una, sino dos veces, y en la segunda con compañía. Genial, la persona que más apreciaba en el mundo era también la única inmune a mi don.

Durante un segundo fugaz, llegué a odiarle. Odiarle por ser tan perfecto, por superarme como cellista y ahora en la lid de nuestras habilidades. Por ser mi único punto débil también lo odiaba, por ser el único capaz de hacer que mis piernas flaqueasen, que mi corazón aletease, que mi fachada dura se viniera abajo y muriera por conseguir aunque solo fuera una mísera sonrisa por su parte. Y también me odié a mí misma. Por ser débil. Por enamorarme de él.

Notaba como mi sangre hervía, como estaba a punto de explotar, de abrirme en canal y dejar al fuego salir de forma asesina y arrolladora. Estaba a punto de desatar un verdadero infierno de forma involuntaria, de calcinar hasta los cimientos aquella urbanización, con todos sus habitantes incluídos. Una catástrofe en toda regla se estaba gestando, y un simple detonante sería la causa de que se efectuara.

De buenas a primeras, la niñita de turno me plantó cara. Osó amenazarme con la muerte. Fruncí el ceño mientras que apretaba los dientes en una mueca furiosa, que concentraba toda mi rabia experimentada, canalizándola sobre ella. ¿Qué se creía, que iba a permitirle que me tocase? Antes de que me pusiera un dedo encima, la habría reducido a una pila de huesos socarrados. Además, había algo en sus ojos que me hacía sospechar una ligera huella de miedo en sus palabras. En sus ojos no había odio, o al menos no el suficiente como para llegar a asesinar. Conocía bien la mirada de un asesino, pues la mía misma lo era. Y ella estaba excenta de vivir en el infierno que los crímenes suponían. Si ella había de matar a alguien, lo haría por accidente, no de una forma premeditada y estudiada como hacía yo.

-¿Pero crees que me das miedo? ¿Que me voy a intimidar por tus palabritas? Da un paso más en mi dirección y haré que grites de dolor en un infierno de llamas. Puedo matarte sin tener que tocarte, con un simple gesto de mis dedos. Podría hacerte correr fuego por las venas, o podría quemarte viva. No me asustas, renacuaja. No hay nada que lo haga.

Fui a avanzar un paso hacia ellos, pero de buenas a primeras sentí los brazos de Ben a mi alrededor, del mismo modo que notaba su cuerpo detrás de mí. No sabía que estaba haciendo, pero me sostenía con mucha fuerza, como protegiéndome... tal vez me estaba protegiendo de la posible amenaza de la cría, o a lo mejor simplemente me estaba sujetando para que no me resistiera... ¡No, Ben jamás me haría eso, estaba segura!
Y comprobé que estaba en lo cierto cuando escuché sus palabras. Me sorprendí. Ben no era de amenazar así porque sí.

-¡No seas estúpido!-me revolví, pero me tenía demasiado bien sujeta-¡Esto no va contigo, así que, ¿por qué te has inmiscuido?! ¿Acaso pretendes acabar mal? ¡Te quiero demasiado como para soportar hacerte daño!
Listo, ya estaba fuera. En un instante de desesperación había gritado lo que sentía, lo había revelado. Había roto la máscara. La había cagado.
avatar
Juliette Müller

Mensajes : 263
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Localización : En el conservatorio o en el teatro; siempre puedes encontrarme en cualquier sitio dedicado a la música

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 28, 2012 5:08 am

Mierda, mierda, mierda… ahora en vez de a uno, teníamos a dos en nuestra contra.

Fracaso total, muerte asegurada…

¿Cómo no he podido caer que ella no necesitaba tocarme para matarme? Soy imbécil… y además he arrastrado a Lucas conmigo…

Amenazar a su amorcito había sido de lo más insensato…

Retrocedí un paso en el mismo instante en el que me dijo que me chamuscaría si avanzaba. Había hecho más de lo que le pedía así que… eso sería bueno, ¿no?

Pero el terror volvió con mayor intensidad en cuanto aquella mujer desató a su corazón. Acababa de decirle que le importaba que le quería…

¿Y ahora qué hacíamos Lucas y yo? Si huíamos calle abajo… seguro que no pasábamos de los cinco metros. Antes acabaríamos o bien secuestrados, o bien calcinados.

Ninguna de las dos opciones molaba…

Miré a Lucas, desesperada.

¿Qué podíamos hacer para salvarnos el cuello? Disculparme no habría sido buena opción. Volvería a ser consciente de nuestra existencia y seguiría con su malévolo plan…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Lucas Castillo el Sáb Ene 28, 2012 7:12 am

¡Oh, pero qué agradable sorpresa! La psicópata tiene sentimientos, quién lo habría dicho.

O yo flipaba en colores o acabábamos de presenciar una declaración de amor en toda regla por su parte. Tosca, a grito pelado, furiosa... Pero declaración se mire por donde se mire.

¿Justo en esa situación? ¿En medio de un intento de secuestro? Nos tenían que estar tomando el pelo...que saquen la cámara oculta, pero ya. Todo aquello era rídiculo y aterrador.

Pude detectar la mirada de desesperación que me dedicaba Silvia. Eso me dio a entender que seguíamos estando en peligro... Más que antes. Tragué grueso.

- P-pero bueno... ¡¿De parte de quién estás tú?! -le espeté con un hilo de voz al rubio, al no tener idea de que más hacer. Asqueroso chaquetero. Ya dudaba de todo, pero me reafirmé en la opnión de que de él no nos podíamos fiar tampoco. De nadie.

Al borde de la taquicardia, analicé rápidamente la posibilidades, pero no encontré demasiadas. Correr nos expondría a un gran riesgo. Usar nuestros poderes todavía más, porque estaba claro que el mío no servía para los ataques (a no ser que fuesen extremadamente impresionables y se desmayaran al verme convertido en otro) y el de Silvia solo funcionaba en contacto cuerpo con cuerpo.

Ya nos había advertido de lo que pasaría si intentaba ponerle una mano encima. No me atrevía a que lo intentara. Tenía demasiado miedo de perderla, así que la retuve a mi lado, agarrando su brazo con firmeza. Si ese iba a ser el fin, prefería sentirla cerca.

- Esto no... esto no nos va a llevar a ninguna parte. Si tanto os moláis n-no...no creo que delante de nosotros vayáis a... a poder hablarlo y tal -cogí aire, encogiéndme paulatinamente- Dejad q-que... dejad que nos vayamos. A vosotros no os apetece que veamos el espectáculo y a nosotros menos.

¿Sería esa excusa convincente? ¿Aplacaría a la bestia de fuego?

Más nos valía.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Benjamin Von Cassel el Sáb Ene 28, 2012 7:42 am

Esperaba una reacción así por parte de Juliette, aunque no que fuera a tomar tal final. Imaginé que se debatiría, que me insultaría (como acabó haciendo) y que se acordaría de toda mi familia. Eso o algo similar. Y empezó tal y como lo había imaginado, pero el final que adoptó me pilló completamente descolocado. No esperaba que fuera a admitir lo que sentía, que fuera a sincerarse. Juliette era la persona más opaca y cerrada que jamás hubiera tenido la desgracia de conocer. Siempre era yo el que tenía que adivinar lo que se le pasaba por la cabeza e intentar adelantar la relación que en ese momento hubiera entre nosotros. Juls le tenía pánico a dejarse ver como alguien con sentimientos. No comprendía esa faceta suya, ¿acaso la asustaba ser humana? ¿Sentir, como todos sentíamos? Nunca se lo había preguntado, y dudaba que en un futuro lo hiciera.

Pero escuchar que me quería sumó un aliciente más a los motivos por los que en esos momentos la estaba protegiendo. Protegía a la persona más importante de mi vida actual, y por muy dramático que sonase, así era realmente. Apreté aún más mis brazos a su alrededor, como si así pudiera resguardarla aún más. No tenía ningún efecto, pero me gustaba sentir como corría la sangre por debajo de su pálida piel, como latía su pulso en su cuello pálido que olía ligeramente a fuego.

Los chicos me miraban con recelos más acuciados que antes. Normal, ahora los ayudo, ahora los amenazo. Seguro que tenían que tener un cacao mental de primera, y no los culpaba. Nadie sabría a que atenerse en una situación como la actual. Me gustaría poderles explicar el por que de todo aquello, pero ni yo mismo lo sabía. Había actuado por un impulso al ver como Juliette podría estar muerta en unos momentos. Lo único que se me había pasado por la cabeza había sido un único pensamiento: "Ella no".

-Mi bando está bien definido-le dije al chico con calma-Pero hay veces en las que los intereses chocan, y esta es una de ellas. No tengo por que ser tu rival si Juliette permanece intacta. Y en cuanto a tí-dije a la aludida de ojos rojos-Me importa un bledo que no entrase en tus planes cuando empezastes a montar todo esto, pero has de saber una cosa. Si tú estás metida en esto, me involucrarás a mí quieras o no. Porque sabes perfectamente que siempre te he querido y no iba a dejar nunca que te ocurriera nada. Y por mucho que te rebeles, no voy a ceder, esta vez no.
avatar
Benjamin Von Cassel

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 29/12/2011
Localización : En el conservatorio

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Juliette Müller el Sáb Ene 28, 2012 7:55 am

Sentía mi respiración agitarse subir poco a poco de intensidad mientras que mi corazón iniciaba un galope cada vez más veloz. Debería haberme callado, haberme guardado mis sentimientos para mí. Siempre me había repetido que los débiles eran quienes sentían, quienes dejaban que los sentimientos les dominasen. Me había creído fuerte como para poder sobreponerme a ellos, pero había fracasado estrepitosamente, y aquel último grito que salió de mis labios fue mi propia sentencia. Me había condenado a perder la máscara de frialdad que siempre me había vanagloriado de llevar.

Mas, ¿tan malo era? Sentía los brazos de Ben a mi alrededor, presionándome con fuerza, apretándome sin ser del todo consciente contra sí mismo. Y eso no me causaba ninguna molestia, sino al contrario. ¿Acaso eso no estaba bien, era perjudicial para mí?
Estaba claro que una persona de fuego no puede mantener su corazón helado. Yo lo había intentado durante un tiempo, pero el fuego de mi esencia había devorado ese hielo que yo misma había creado. Y había ido tan despacio que no vine a darme cuenta hasta que fue demasiado tarde y el deshielo ya no tenía vuelta atrás. Había caído en las lides que tanto tiempo había sorteado. Había sido débil, aunque para mi sorpresa me alegraba de esto. A lo mejor yo también tenía derecho a vivir los placeres de la existencia. A lo mejor, a lo mejor...

Me abandoné a esa sensación que por fin era libre de correr por mi cuerpo durante un segundo. Uno solo, nada más, para luego volver a mi habitual frialdad. Dejaría que el aprecio que sentía por Ben aflorase, pero solo en los momentos apropiados. Y este, desde luego, no lo era; aunque bien pensado nos encontrábamos en medio de una doble cita: dos parejas, aunque estuvieran sumidas en una contienda donde algunos bandos no estuvieran del todo bien delimitados para algunos.

Las palabras de Ben me conmovieron, pero no era el momento para ablandarse. Quisiera o no, aquella misión tenía que acabar, de un modo o de otro. Uno de los dos iba a tener que venirse conmigo, daba igual ya si era el chico o la chica. Simplemente tenía que llevarme a alguien para no tener que soportar la ira de Padre.
-¿Quién ha dicho que os podáis largar?-bramé, frunciendo el ceño con todas mis ganas-Aquí soy yo la que tiene la última palabra, y mucho me temo que, si os habeis de ir, será conmigo. Lo he dicho una vez y no pienso volver a repetirlo. Y tú-me giré para encontrarme con los claros ojos de Ben-Vale, admito que te correspondo y que me encantará salir contigo, pero creo que podremos discutir esto en un momento y lugar más apropiados.
avatar
Juliette Müller

Mensajes : 263
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Localización : En el conservatorio o en el teatro; siempre puedes encontrarme en cualquier sitio dedicado a la música

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cruce de caminos no destinados a toparse... ¿o a lo mejor sí? (Benjamin, Lucas, Silvia)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.