Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Mar Oct 22, 2013 9:10 pm.
Últimos temas
» ¿Os interesaría hacer un foro de un internado?
Mar Feb 24, 2015 5:30 am por Rol

» Solicitud de baja
Mar Ago 26, 2014 9:45 am por Sandra Castillo

» Charles [Dennis, Dani y Jason]
Vie Abr 18, 2014 9:54 am por Dennis Martin Ingram

» Hanna's Relationship
Miér Feb 19, 2014 7:40 am por Hanna Montgomery

» Registro de Casas
Miér Feb 19, 2014 3:42 am por Sandra Castillo

» Registro de personajes
Miér Feb 19, 2014 3:31 am por Sandra Castillo

» Registro de Poderes
Miér Feb 19, 2014 3:24 am por Sandra Castillo

» Ficha de Hanna Montgomery
Miér Feb 19, 2014 3:23 am por Sandra Castillo

» Registro de Avatares
Miér Feb 19, 2014 3:23 am por Sandra Castillo

Tinypic
Image and video hosting by TinyPicForo rol Vista OceanoImage and video hosting by TinyPic Quimera Asylum http://illiweb.com/fa/pbucket.gif PhotobucketNo Paradise In DarknessForo rol comunidad de policías rolMagic WorldHomenun Revelio Internado AstoriaMauna Loa: Academia Militar Darkest Night: El foro de rol de DC ComicsTLCPhotobucket Blue Bloods
Foro de rol basado en la serie "Los protegidos" presentada por Antena 3. Las ediciones de las imágenes, historias, textos, fichas y demás son propiedad del foro y no pueden ser distribuidas sin autorización del autor o de un administrador respectivamente. Licença Creative Commons
This work is licensed under a Creative Commons Atribuição-Uso não-comercial-Compartilhamento pela mesma licença 2.5 Spain License.

Confundida (Lucas)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Confundida (Lucas)

Mensaje por Invitado el Jue Mar 08, 2012 11:07 am

Me encontraba en la negrura. No existía ni el espacio ni el tiempo. Solo estábamos la nada y yo. Hasta que él vino.

La Muerte llegó hasta mí reluciendo unas alas celestiales. Era muy raro. ¿Cómo podía llevar una oscura túnica que le impidiese mostrar cual rastro de su piel y que, sin embargo, brillaran tanto esos complementos nada humanos? Hacía un contraste sorprendente.

Estando a un paso de distancia, sostuvo mi hombro desnudo con sus huesudas manos. Gruñó excitado. De pronto, unas soporíferas llamas hicieron acto de presencia, derritiéndome. Yo por fuera, la Muerte por dentro.

Me veía con total claridad. Parecía que fuese un espíritu observándolo todo desde fuera, como un simple espectador. Pero yo abría preferido no verlo. Me angustiaba saber que nadie podía escucharme... Tampoco podía moverme… Solo me quedaba ver la escena.

La Muerte me arrancaba la ropa desintegrándola con fuego, aquel maligno ángel estaba apasionado por mi cuerpo. Palpándome como nadie puede hacerlo ahora. Tocando mi piel centímetro a centímetro, milímetro a milímetro. Extasiándose de mi enfermizo poder, alimentándose de mí.

Llegó hasta mi nueva herida, la quemadura de mi codo. Disfrutó viéndola. Luego, con una morbosa necesidad, quiso succionarla con su pálido rostro. Un cúmulo de escalofríos surcaron por mi espalda.

Encontrar esa boca dentro de mí me atrajo a la agonía. De nuevo, un fuego interno se expandía dentro de mí, como solo sabía hacerlo Juliette.

Quise gritar, revolverme, desaparecer. Pero entonces, el destino me perdonó y me dejó regresar otra vez a mi cuerpo, a la tranquilidad.

A oscuras, escuché una respiración. ¿De quién se trataba? Quise averiguarlo. Así pues, poco a poco, me permití el lujo de hacer funcionar mis párpados, estaba muy cansada.

A pesar de la inmensa luz que se respiraba en el lugar, identifiqué una figura. Era rubia y olía a alcohol que apestaba.

- ¿Marta? –Me extrañé en un susurro.

Luego pude ver algo más. Su expresión. Estaba muy preocupada.

¿De verdad? Mi tía estaba… ¿preocupada por mí? ¿En serio? ¿Todavía me quería?

¿Ya no me tenía miedo?


Última edición por Silvia Fest Fox el Sáb Mar 10, 2012 6:39 am, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Lucas Castillo el Sáb Mar 10, 2012 4:46 am

Querida vida: Cuando dije “¿Es que nada podría irme peor?” se trataba de una pregunta retórica… ¡no un maldito reto!

En el transcurso de los últimos días, sentía como si estuviera cayendo cuesta abajo y sin frenos.

Había asumido, desde siempre, que el peor instante de mi vida había sido aquel en el que mi familia decidió traicionarme a mi suerte. Cuando me sentí solo, despreciado, desamparado, perdido. Creí haber tocado fondo.

Pero ahora resulta que está el fondo, un subsuelo, 20 litros de fango y debajo yo.

Iba a tener que sustituir ese trauma con uno más potente. El de estar a punto de perder a Silvia incontables veces en una mísera semana. El verla sufrir por sus heridas, delirando por la fiebre, debatiéndose entre dos realidades muy diferentes. Sabiendo que todo aquello lo había causado mi estupidez.

Dudaba de mi capacidad de aguante. En todos los sentidos.

Había sido incapaz de destensarme ni un segundo desde el instante en el que me obligaron a soltarle la mano al bajar de la ambulancia. En consecuencia, no había pegado ojo en toda la maldita noche, en parte, también a sabiendas de que si lo hacía, perdería mi personaje y el pasaporte para mantenerme anclado al lado de la cama donde descansaba mi chica. Era agotador.

Tras varios intentos fallidos, de buena mañana había conseguido contactar con Marta (supongo que el sonido del móvil logró el milagro de ponerla en pie) y, usando mi propia voz, le conté todo lo que había sucedido en su casa mientras ella había estado durmiendo la mona. Prácticamente le tuve que suplicar que se presentara en el hospital, con el pretexto de que firmara unos papeles. Pura formalidad.

Necesitaba urgentemente volver a ser yo, esta vez de fomra permanente. Ni siquiera lograba entender como había aguantado, sosteniendo un cuerpo ajeno durante tanto tiempo, tan tenso. Supongo que debía dar gracias a la presión que me decía que, a mi solo, no me dejarían quedarme con Silvia.

Familiares como mucho. La auténtica Marta cumplía esa característica, una única cualidad. En cuanto llegara, podría volver a mi forma y hacerme el inocente, el recién llegado que había ido a buscarse un café o algo así. Quizás esa parte no la fingiera.

Se rompió el hilo de mis pensamientos casi de inmediato. En cuanto oí como se removía el cuerpo de Silvia, a mi vera. Me henchí de angustia y alivio en partes iguales, inclinándome fugazmente sobre ella.

- ¿Marta? –se extrañó, en cuanto consiguió enfocar la vista en mi. Le encontré un punto de fascinada esperanza. Eso lo hacía más doloroso a la hora de contestar con una negativa.

Suspiré, apartando raudo la vista al sentir un punzón en el esófago.

- Amm…pues…n-no exactamente –admití con cierto nerviosismo- Siento decepcionarte, pe-pero…yo…

Todo el aliento y mis ganas de seguir con la frase se agolparon en mi yugular, impidiéndome pronunciar una palabra más. Acababa de darme cuenta. Había entrado otra persona en el cuarto. Rubia, desgarbada, desaliñada. Patidifusa también, en proporción a mi horror.

Por mí. Me puse en pie de un bote, conteniendo un jadeo de alarma. Y durante unos instantes, intercambiamos miradas calcadas.

Que la auténtica tía de Silvia pudiese llegar antes de la hora acordada no era algo que hubiese pensado. Gran fallo.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 10, 2012 7:14 am

- Amm… pues… n-no exactamente. Siento decepcionarte, pe-pero… yo… -musitó Marta con nerviosismo.

No entendía nada… sabía que algo se me estaba escapando, pero no conseguía averiguar el qué. Intenté juntar las piezas cuando otra Marta entró en la habitación.

Las dos estaban asombradas, yo confusa. Además… ¿qué narices hacía en una cama del hospital? ¿Cómo había llegado allí?

Mi cerebro iba despertándose poco a poco del coma a base de preguntas…

¿Y por qué había dos Martas? ¿Y Lucas? ¿Dónde estaba?

No conseguí procesar nada.

La Marta número uno, es decir, la que estaba más cerca de mí, corrió a comerse su uña con nerviosismo. En cambio, la Marta número dos, acudió rauda a abrazarla.

- ¡Rocío! –se emocionó ella, abalanzándose.

- ¿Mamá? –pregunté yo todavía más extrañada.- Pero ella está muerta… -quise tocarme la sien con mi mano derecha como intento de aliviar el dolor de cabeza, pero no lo logré. Mi brazo estaba inmovilizado de alguna forma.

Mi absoluta incomprensión hizo que me estrujase los sesos para averiguar la razón de todo, pero a más que me esforzaba, más que me dolía la cabeza. Era consciente de que se me escapaba algo, pero no sabía el qué. Lo único claro de todo esto era que, en este momento, Lucas no estaba, había dos Martas idénticas, que estaba en el hospital y que no podía mover el brazo derecho. A partir de ahí, ya me bloqueaba. No tenía ni idea de cómo seguir.

- No entiendo… -susurré más para mí misma que para el resto- ¿Qué está pasando?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Lucas Castillo el Sáb Mar 10, 2012 8:34 am

Sentí que mi temperatura descendía varios grados. De sopetón.

- ¡Rocío!

Oh… ¡Mierda!

No tuve tiempo a reaccionar. Ni de echar a correr, ni de gritar. La tía de mi novia se lanzó contra mí, envolviéndome en un abrazo sentimentalista que me dejó a cuadros. No supe dónde esconderme la cara para que no se me cayera al suelo.

- ¿Mamá? Pero si ella está muerta -titubeó Silvia, medio atontada aún por la anestesia o los estragos de la fiebre o… ¡Qué más daba! A mí lo que me martirizaba en ese momento era que todo el mundo me confundiera con esa pobre fallecida. Eso y tener una alcohólica achuchándome.

Marta lloraba con fuerza inquebrantable en mi hombro, de forma angustiosa. Su olor a litrona y el mío, se confundían en uno, haciendo de todo aquella una escena todavía más incómoda. Me humedeció la cara de lágrimas y babas por unos besos que venían acompañados de sollozos y palabras demasiado quebradas para descifrar.

- No entiendo… ¿Qué está pasando?

Ojalá pudiese contestar a eso.

- Yo… yo… es que…-intenté apartar a la mujer-lapa-borracha de mí, apuradísimo. No hubo caso.
- ¡Estás aquí! –se alegró Marta, cogiéndome la cara entre sus ásperas manos. Eran las mismas que las mías. Quizás para una gemela aquello no resultaba tan raro.

Sus ojos, ya vidriosos de por sí, brillaban con una luz fuera de lo común. Yo había decidido aborrecer a esa tipa. Por dejar a Silvia sola, por hacérselo todo más difícil, por romperla en pedazos aquella vez que estábamos viendo fotos de sus padres…

Pero entonces la compadecí. Muchísimo.

- Marta… yo no… no soy tu hermana –intenté susurrar, con toda la suavidad permitida por el nudo de mi garganta. Puso un mohín de extrañeza.
- Cl-claro que sí. Claro que lo eres. Eres Rocío y estás...
- No. No soy tu hermana –repetí, vocalizando despacio, como si la tratara de retrasada. Le apreté los hombros, buscando de nuevo espacio personal. Me giré hacia Silvia- Y desde luego, no soy tu madre. Esto es un error… yo…

Me pasé la mano por el pelo grasiento, para acabar de nuevo mordisqueándome una uña como vía de escape. Sabía que no había opciones ni oportunidades para mentir, para retractarme. Había que apechugar.

Me apresuré a ir contra la puerta, cerrándola a posibles mirones, apretando firmemente la espalda contra la madera. Marta y Silvia tenían las mismas arrugas de incomprensión en sus frentes. Consideré más apropiado mantener los ojos cerrados durante mi transformación.

Hice crujir mis omoplatos con el bamboleo de mis hombros, sintiendo que la piel se me estiraba, que los músculos se adaptaban a una anatomía que se me adecuaba, por fin, como un guante. Y a pesar de oír una exclamación de evidente sorpresa (o puede que de miedo), no me atreví a elevar los párpados otra vez.

- Lo siento –conseguí tartamudear, tapándome en la medida de lo posible con mi flequillo.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Invitado el Dom Mar 11, 2012 11:54 am

- No. No soy tu hermana. Y desde luego, no soy tu madre. Esto es un error… yo… -decía nervioso.

Entonces… ¿qué pasaba?

La copia de mi tía me respondió. Acudió a cerrar con rapidez la puerta y se transformó en… Lucas…

¡Pues claro! ¿Quién iba a ser si no? ¡Lucas no me había abandonado!

Sonreí, ilusionada por la situación. Marta y Lucas estaban conmigo y lo habían hecho porque querían…

Pero al parecer, a mi tía no le molaba tanto esta situación. Flipó con el poder de Lucas.

- Lo siento –se disculpó el pobre sin razón.

La respuesta de Marta fue más simple, salió corriendo por la puerta, despavorida.

- ¡Marta! –grité con voz débil.

Ella no se detuvo, por lo que empecé a movilizarme con rapidez. Debía salir de la cama e ir a por Marta. Tenía que comprender que el poder de Lucas no era tan malo como el mío, que el suyo era útil e indefenso…

Pero al parecer a Lucas no le molaba eso de que quisiese salir de la cama… ¿Aún seguía en pie la promesa de no moverme de la cama o qué?

Vino con rapidez hacia mí, supongo que con el objetivo de volverme a tumbar…

Este chico no tenía remedio… mi salud no estaba tan mal… Pero no era momento de discutir.

- ¡Detenla! –le intenté gritar a mi novio de forma alarmada. No le dejé que me cuidase. Había asuntos más importantes…

Que me tuviese miedo a mí, vale. Pero a él ni de coña. Me negaba.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Lucas Castillo el Lun Mar 12, 2012 7:13 am


Marta no hizo nada que pudiera sorprenderme. Su reacción fue humana y predecible.

Salió por patas en cuanto le di vía libre, y a decir verdad, se la di de inmediato, en cuanto la vi dispuesta a abalanzarse contra la puerta, llevando una contracción de espanto en la cara. La pobre debería estar flipando.

- ¡Marta! –chilló Silvia, intentando detener la huída de su tía. A la muy loca, se le ocurrieron otros métodos para retenerla aparte del habla. Quiso deshacerse de las mantas e ir en su busca, de una forma enérgicamente inconsciente. Como si estuviera en plenas condiciones para correr una maratón matutina... Por lo visto, o es que nunca aprendía o que su salud era algo que le resbalaba por completo.

Me ponía negro.

Corrí hacia ella, intentando devolverla a su posición original.

- ¡Detenla! –chilló, desconcertantemente angustiada ¿Acaso se esperaba otra cosa? Rodé los ojos, soltando el aire.
- Paso -gruñí, volviendo a recostarla sobre el colchón con gesto resignado. Tuve que empujar con bastante insistencia para conseguir que se reclinara- No es la primera vez que huyen de mí… No tiene importancia. Ya estoy acostumbrado.

Sabía perfectamente lo que ocurría en esos casos y perseguirla no era una opción. Posiblemente, creyese que me la iba a comer o algo por el estilo, tipo zombie mutante de la Apocalipsis. Todo el mundo se asustaba de mí. Era deprimente, pero no lo que me atormentaba en las inmediaciones de ese instante.

- ¿C-cómo te encuentras? Y quiero una respuesta sincera –me apresuré aclarar. Me lanzó un gesto exasperado que me hizo exasperarme a mi vez- No se te ocurra decir que soy un exagerado… ¿Es que no ves dónde estamos? –señalé a mi alrededor con un golpe ligero de mi flequillo- Anoche… anoche casi me matas del susto. No vuelvas a hacerme algo así ¿Eh? Creí...creí que te morías…

La última frase me hizo rehuirle a sus ojos cobrizos. Esa suposición en sí tenía un efecto aniquilador en mí.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Invitado el Lun Mar 12, 2012 8:45 am

Vale, captado. Lucas no iba a hacer nada por evitar que mi tía no le tuviese miedo y a mí me iba a retener en la cama quisiese o no… ¿Conclusión? Debería agobiarme en balde…

- ¿C-cómo te encuentras? Y quiero una respuesta sincera

¿Iba en serio? Estaba retenida en una cama que no era mía y con unas ganas locas de hablar con mi tía… Quería largarme ya… ¿Por qué no me dejaba? Estaba bien… cansada, en mi línea, pero bien…

Me reventaba que se preocupase tanto por mi salud y que la suya propia le importase una mierda… Yo no estaba para guardar cama en un hospital… a lo sumo me resignaría a hacerlo en mi casa, pero aquí era de exagerados…

- No se te ocurra decir que soy un exagerado… ¿Es que no ves dónde estamos?

¿Me leía la mente o qué?

Le esquivé la mirada. Sí, estaba en un hospital, pero quería saber por qué. ¿Acaso no le dije que me negaba a ir a uno? ¿Y cómo podía ser posible que no me acordase de nada del trayecto hasta aquí?

- Anoche… anoche casi me matas del susto. No vuelvas a hacerme algo así ¿Eh? Creí... creí que te morías…

Rápidamente busqué sus iris, sorprendida quizás. ¿Morir?

Busqué con mi izquierda su mano. No fue difícil.

- ¿Morir? ¿Qué ha pasado?

Sí, ese era un tema mucho más relevante. El discutir sobre mi estado de salud no nos llevaría a ninguna parte. En cambio este otro tema haría que rellenase huecos tan trascendentes como puede ser una respuesta a cómo he llegado a estar ingresada en el hospital…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Lucas Castillo el Lun Mar 12, 2012 10:49 am

- ¿Morir? ¿Qué ha pasado?

Encajé la mandíbula de forma vehemente, todavía sin concederme el atrevimiento de mirar sus ojos. El tacto de su guante entre mis dedos parecía ser lo que me impedía un posible ataque de histerismo.

Cogí aire. En mi cabeza se enmarañó una posible telaraña de mentiras. Mentiras que me impidiesen perderla. Cualquier cosa, cualquier excusa que aligerara el golpe. Pero no tenía mucho que hacer.

Marta se había pirado y probablemente yo tuviese que hacerlo en breve, en cuanto una enfermera que pasara por ahí y se diera cuenta de que esa mujer rubia que conocían como la tía de Silvia se había esfumado.

Incluso, a lo mejor, sería mi novia la que me echaría a patadas cuando supiera la verdad. Justo después de cortar conmigo a voz de grito.

Cogí aire y, aferrándome a su mano en un gesto que delataba en sumo mi aprensión, me hice un hueco sentándome en su cama, oprimiendo sus finos dedos con cuidado.

- Te…te desmayaste. Por la fiebre, supongo –tragué una ingesta cantidad de saliva, haciendo mover mi nuez. Al torcer el cuello, observé su expresión, que perfilaba ese atento interés que siempre me dedicaba. Se me amontonó un profundo desazón en mi fuero interno- Silvia…e-estabas muy mal, habías llegado a cuarenta y uno, no sabía que… que hacer y –me interrumpí en mi ajetreado discurso, suspirando. No había justificación- Vas a acabar odiándome de todas formas…-me lamenté, haciendo otra pausa forzada. Lo solté a bocajarro- Me convertí en tu tía para que no me pidiesen documentación y llamé a la ambulancia mientras tú… delirabas. Sobre tu madre y… yo que sé. Fue horrible. La cuestión es que…que hice que te subieran a ese trasto porque no podía dejar que… te fueras así. No podía.

Puede que eso le doliera, pero volvería a hacerlo todo si fuera necesario. Me podía arrepentir de muchas cosas, pero no de esa parte.

No pude ver su expresión cuando le confesé la siniestra verdad, porque estaba ocupado contando las pequeñas grietas de la pared de enfrente. Preferí soltar su mano antes de sentir la soledad que comportaría notar como lo hacía ella.

Y me quedé quieto, encogido, aguardando un tsunami de reproches o algo por el estilo. Una torta a lo mejor. Mientras esperaba, no se me ocurrió nada más original que morder mis uñas, retraído.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Invitado el Mar Mar 13, 2012 8:23 am

Tal como salí de mi aturdimiento y me percaté de que tenía la mano libre, la apreté formando un puño a la vez que le seguía mi mandíbula. Me acerqué mi guante a la boca, cerrando los ojos e intentando respirar profundamente.

Vale, Silvia… respira. Sé coherente… Sí, Lucas ha pasado de ti como de la mierda y te ha metido en una ambulancia… Sí, también sabía lo de mi pánico a las ambulancias y le ha dado igual… También sabía que he estado a punto de morir en un coche y que inmediatamente me socorrió el SAMUR llevándome al hospital y no le ha importado en absoluto…

Solté una bocanada de aire tremendo, obligándome a no atizar mi novio…

¿Pero por qué narices lo había hecho? Vale, sí. Lo sabía. Porque al parecer estaba fatal… ¿Sería cierto?

Intenté recordar, echando la memoria hasta antes de despertarme aquí. Intentándolo me dolía la cabeza a horrores, pero no desistí. Seguí hurgando hasta que al fin pude recordar algo… un mareo y un frío infernal que nunca antes había vivido…

Mmm… si eso le hubiese pasado a Lucas… ¿Habría hecho lo mismo por él? Podía apostarme la vida a que sí. Incluso quizás le habría llevado antes…

No tenía otra…

- Vale… -pronuncié con voz calmada pero sin ser capaz de centrar mi vista en él. Dirigir la vista al frente era mucho más reconfortante. Lo único que sí que hice fue bajar mi mano libre hasta el colchón- No te diré que no me ha molestado porque mentiría. Es más, me duele que lo hayas hecho pero… -esta vez sí que le miré. Me sorprendí al encontrármelo con una mueca del dolor más absoluto. ¿Pero qué narices le pasaba? ¿No había escuchado el “pero”? – Pero –enfaticé de nuevo con un tono mucho más amigable- lo entiendo. –sonreí- Yo habría hecho lo mismo…

Luego recordé algo de lo más trascendental.

- Pero eso sí, ¿Eh? –levanté solemnemente mi dedo índice- eso no significa que acceda a ir hasta mi casa motorizada… vamos es que… prefiero desmayarme otra vez debido al esfuerzo que me pueda suponer el ir andando hasta mi casa que el tener que enfrentarme de nuevo a un vehículo… Y me da igual que no estuviese en mis cabales –reaccioné rápido- ni loca vuelvo yo ahí… -susurré con media sonrisa escondida.

Visto desde un punto de vista frío, la idea quedaba de lo más desmesurada… Yo gritando como si me fuesen a llevar al hospital cuando en cambio era al revés…

Sí, desde luego tenía algún que otro trastorno psicológico que no me vendría mal hacer desaparecer…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Lucas Castillo el Mar Mar 13, 2012 9:31 am

Solté el aire entre dientes, levantando una sola comisura de mis labios. Me pesaban demasiado para sonreír con completa sinceridad. Esa chica era una paradoja de todo lo irracional. Cualquier otro me habría dado las gracias, pero ella simplemente me concedía un “lo entiendo” resignado, que era un sinónimo de “Te lo perdono porque sé que estabas desesperado, pero que no vuelva a pasar”.

- Desde luego eres increíble, Silvia –murmuré en clave sarcástica, mirándola con gesto que no me decidí a definir como burlón o áspero- ¿Qué una psicópata te envía un video torturando a tu novio y te da una dirección para quedar con ella, colándote una trampa más que evidente? ¡Oh, claro, sin problemas, tú vas! Con dos ovarios, di que sí. Pero cuando se trata de subir a una ambulancia para salvar tu propia vida, la cosa se complica ¿No?

Solté una carcajada muda que fue el arquetipo de la amargura, pero encajó de puta madre con mi mordaz discurso. Silvia pestañeó, descentrada.

No supe decir si estaba chocada, intentando procesar o si de lo contrario, ya había conseguido cabrearla… otra vez. Fue por eso que decidí continuar. Si se iba a enfadar, que lo hiciera bien.

- Tienes muchos motivos para odiarme, a parte de lo de la ambulancia–me pilló desprevenido la dureza afilada de mi voz. Supongo que a ella también. El hierro en mis cuerdas vocales, venía a causa de la preocupación constante, del cansancio, del veneno acumulado. De un rencor que a partir de cierto punto, no podía dirigir hacia Juliette y rebotaba en mi mismo- No te protegí. Ni una vez…no pude hacer nada por ti –nunca sabría si aquello fue causado por la impotencia o la cobardía en su estado más despreciable. Tragué una bocanada- Me viniste a buscar y ¿Qué te llevaste? Esto –agarré la superficie de su brazo cubierto por el vendaje, cuidadosamente entablillado por profesionales. Se habían asegurado muy sabiamente de que se diera la presión suficiente para impedirle maltratar de nuevo sus heridas- Y esto –deslicé una mano por su rodilla, hasta casi llegar al tobillo. Solo casi- Por no hablar de… eso –ni siquiera me molesté en señalar la fina línea rojiza que recorría su pómulo. Ni siquiera me atreví a mirarlo. Se me amontonaba demasiada tristeza- ¿No quieres enterarte? Estuviste a nada de morir por mi culpa…varias veces, la de anoche también cuenta. Todo lo que ha pasado… todo por lo que has pasado -me corregí- es por mí. Y lo peor es que no me lo merezco en absoluto. No valgo la pena.

No por ese desmesurado sacrificio. Nadie valía tanto.

Como mucho, ella. Suspiré en profundidad, dejando deslizar mi nariz entre mis manos, mis codos sobre la superficie de mis rodillas. Apreté la yema de mis dedos contra los párpados, gruñéndome insultos a mi mismo.

Si Silvia hubiera esperado un poco, ni que fuesen 24 horas más…el único en pagar habría sido yo, cosa que era muchísimo más justa. Un pincelada menos traumática. Me habría ahorrado ese dolor continuo en mi pecho, sobresaturado por la responsabilidad de sus cicatrices.

- Me pregunto en qué narices estabas pensando para hacer esa idiotez…


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Invitado el Miér Mar 14, 2012 8:44 am

- Tienes muchos motivos para odiarme, aparte de lo de la ambulancia–contestó de pronto, rudo. ¿Pero por qué reaccionaba así? - No te protegí. Ni una vez… no pude hacer nada por ti –Le esquivé la mirada. No quería ver su rostro ni pensar en eso. Todavía no estaba preparada para afrontarlo- Me viniste a buscar y ¿Qué te llevaste? Esto –Me sostuvo con cuidado mi brazo derecho. Me fue imposible no seguirle la mirada. Sí, tenía razón. No me gustaría tener que volver a vivir cómo se creaba esa herida de nuevo. Pero no se detuvo. Quería remarcar mis nuevas señales- Y esto –señaló mi quemadura del pie.- Por no hablar de… eso –Ya ni se dignó a mirarme la cara, solo se quedó observando la pared. No me hacía falta leerle su pensamiento para saber a qué se refería. El corte de mi mejilla. La cicatriz que, sin mucha esperanza, esperaba que desapareciese algún día. Me llevé mi mano izquierda a la zona afectada. Por reflejo. No me gustaba que la viese…

Apreté la mandíbula, dolida. Miré al otro lado de donde mi novio se situaba. Quería dejar de escucharle, huir de esta conversación. Me estaba obligando a recordar sucesos que quería encerrar en un baúl para el resto de mi vida. Intenté bloquear mi memoria siguiendo los dobleces que hacían aquellas sábanas.

- ¿No quieres enterarte? Estuviste a nada de morir por mi culpa… varias veces, la de anoche también cuenta. Todo lo que ha pasado… todo por lo que has pasado es por mí. Y lo peor es que no me lo merezco en absoluto. No valgo la pena.

Le miré, enojada, dolida.

- Me pregunto en qué narices estabas pensando para hacer esa idiotez…

Él era el idiota. No sabía de lo que hablaba.

- ¡Eso no es verdad! ¿Vale? –exploté, reteniendo a mis traicioneras lágrimas en mis párpados- No tienes idea de nada… ¿Sabes por qué fui? –Quise levantarme de la cama para darle más fuerza a mis palabras. Pero nada, él no me dejaba. Resoplé, resignada a seguir mi discurso en esa posición- ¡Porque te quiero! Porque sin ti, mi vida no vale nada. La muerte no me da miedo, Lucas. Tengo a más seres queridos allí que aquí…

No supe identificar su expresión. Tampoco me importó. Ahora sería él el que me escuchase.

- ¡Y sí! No pensaba lo que hice. Seguramente todo habría salido mucho mejor si hubiese pensado antes, si le hubiese hecho caso a Anne. Pero en aquel momento todo menos tú me importaba una mierda ¿te enteras? Tú eres mi vida. ¡Además! ¿¡Cómo diantres querías que me quedase sin hacer nada al haber visto ese video!?

Me empecé a tranquilizar poco a poco a medida que iba soltando todo lo de mi interior.

Miré mi mano libre.

- Por una vez iba a poder serte útil… -musité- pero no pensé que ella fuese tan poderosa…

Nos quedamos un rato en silencio. Supongo que enmudeciendo de alguna forma los recuerdos agonizantes. Quizás era por eso por lo que estaba así de arisco… Lo mismo se echaba la culpa de cosas que no le correspondían…

- Lucas… -enfoqué la vista de nuevo en él- tienes que saber que no tienes la culpa de nada. Tú no me has obligado a que fuese a por ti y desde luego no has sido tú el que me ha dejado en este estado –me señalé el cuerpo entero. Seguro que tendría unas pintas horribles… - no te atormentes… Por favor… Lo único de lo que eres culpable es de que quiera levantarme de la cama cada mañana…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Lucas Castillo el Miér Mar 14, 2012 11:29 am

- no te atormentes… Por favor… Lo único de lo que eres culpable es de que quiera levantarme de la cama cada mañana…

La observé con más fijeza de lo que me había atrevido a mirarla desde que se había despertado, con el corazón botándome en un puño.

Me sentía avasallado, emocionado…aprisionado. Ese torrente de emociones se me hundía en la sangre hasta el punto en que perdía el control sobre ella. Se deslizaba con más fuerza, gracias a mis latidos.

No sabía bien por qué decantarme… si por el pavor al saber que no le daba ningún valor a su propia existencia si yo no estaba en ella, o por el hormigueo turbador y vigorizante que me llenaba por completo cuando me recordaba que me amaba.

Preferí lo último.

- Oh Silvia… -me lamenté, vencido- Así no vale. Sabes que me desarmas…

Siempre me ablandaba. Soy un flojo.

Pletórico, le hice un gesto con la mano para que me regalara un hueco a su lado, el cual me otorgó sin hacerse demasiado de rogar. Me estiré a su vera, sobre un costado, aferrándome a es curvilínea cintura en un abrazo que iba por encima de las sábanas. Lo más prieto posible, bien pegado a su contorno.

- Yo… bueno. Sabes que yo también te…t-te quiero. Mucho –era increíble que me costara tanto decir lo evidente, lo que ambos sabíamos. Apenas logré aguantar medio segundo esa cálida mirada con tonos que, en ese momento, parecían fundirse en brea. Joder. Es que era tan perfecta que a veces dudaba de que fuera real- Y por eso me cuesta tanto…pues…ya sabes. Perdonarme. Es que… cada vez que veo tus cicatrices me acuerdo de todo. De lo que me gustaría haber evitado y no pude…

Bajo mi brazo, el estómago de Silvia se quedó sin aire, echándolo todo en un suspiro. Habría jurado que aquello la acababa de poner casi tan triste como a mí. Seguí la trayectoria que había hecho su guante, trepando hasta la herida de su mejilla. Se la tapaba con los dedos, intentando esquivarme otra vez los ojos a pesar de mi proximidad.

- Eh… -susurré con suavidad. Al no surtir efecto, fui yo el que acabó por tomar aquel guante con una mano, retirándolo. Entrelacé mis dedos con los suyos, proponiéndome a mi mismo que no me sonrojaría demasiado por lo que estaba a punto de decir- Sabes que eres preciosa igualmente ¿No? Quiero decir… que a mi me parecerías guapa incluso si llevaras gafas de culo de botella, fueras uniceja y te faltara alguna extremidad…

Arqueó una ceja por la sorpresa, torciendo el gesto hacia mí en señal de burla. Conseguí mantener mi semblante de impoluta seriedad antes de que ambos estalláramos a reír. Era curioso poder hacerlo de forma muy cercana a la natural. A la que era totalmente pura.

Al parecer, hablar con ella me había sentado bien. Siempre me sentaba bien.

Se me quedó la sonrisa impresa mientras la abrazaba otra vez. Era una delicia sentirla de esa forma.

- ¿Sabes? Me siento un poquito mejor –me atreví a declarar.

En un principio, lo que pretendía era consolarla, pero me llevé una sorpresa al confirmar eso en mi interior, donde parecía haber una pizca de paz. Dejaría la culpabilidad enterrada hasta más tarde, cuando no hubiese tanto bienestar. Absoluto

Solo había una cosa que me removía desde dentro.

- Ahora me da rabia haber perdido los cinco segundos mientras... dormía –maldije en un resoplido frustrado. No creo que mucha gente a parte de mí hubiese sido tan gilipollas de desperdiciar esa oportunidad de oro. Le clavé a Silvia una mirada enardecida por la intriga. Fruncí el ceño, analizador- Solo por curiosidad... ¿Se puede saber qué hice para merecer esa patada en la entrepierna? Me dolió cosa mala…

Quedé bastante asombrado por su contestación. Una carcajada que apenas pudo refrenar apretando los labios.

Oh-oh…


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Invitado el Jue Mar 15, 2012 7:55 am

Justo cuando, rebuscando entre las lagunas de mi memoria, supe a qué se refería, estallé en sonoras risotadas.

- No lo quieres saber –Le informé cuando al fin pude hablar.

De nuevo me asaltó otra oleadas de diversión. Reprimí como pude una carcajada

- Pero créeme cuando te digo que no desperdiciaste nuestros cinco segundos… -contesté con tono de suspense.

Le palmeé su brazo con mi mano izquierda, disfrutando la situación.

- No, Seguro que te morirías de vergüenza si lo supieses… -me dije más para mí misma que para él… - pero que sepas que lo disfruté -le guiñé un ojo.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Lucas Castillo el Jue Mar 15, 2012 9:18 am

- Pero créeme cuando te digo que no desperdiciaste nuestros cinco segundos…

Alcé las cejas, intrigado ante ese tono. Sentía el cerebro en colapso. No comprendía.

Y ella, regodeándose, me dio una palmaditas juguetonas en un brazo.

- No. Seguro que te morirías de vergüenza si lo supieses… -ronroneó, divertida - pero que sepas que lo disfruté.

Y en inmediata respuesta a su coqueto guiño de ojos, sentí un vahído que me descolocó los órganos internos. En un primer momento, no conseguí reaccionar, no hasta que sentí como una conocida efervescencia subía hasta mis pómulos, al tiempo de encajar las piezas que había dejado tiradas anoche... ¿Disfrutar? Fruncí el ceño, haciendo un sobresfuerzo mental.

La pega es que cuanto más deducía, más calor se centraba en mis carnes. La mandíbula se separó completamente de su posición original. Si llego a ser una tetera, me habría salido humo de las orejas y en ese mismo instante, estaría pitando con un sonido agudo.

Mi expresión debía ser la monda, porque Silvia se partía con creciente alegría.

- Espera ¿Qué es lo que…? –sacudí la cabeza, taquicárdico, fuera de mí. Podría haberme mimetizado entre una cesta de cerezas, estaba seguro- Yo… ¿Acaso yo estaba…? –me prohibí seguir otra vez. Me veía incapaz de terminar ninguna frase que me burbujeara en la cabeza- Te… ¿Te hice…?

Error. Intentaste hacerle.

Concretamente el amor. Puse un aspaviento mezcla de “tierra trágame” y “esto no puede ser verdad”, pero sus risas, el golpe en mis partes y el recuerdo de ese sueño subido de tono, eran las pruebas más claras de que mis paranoias no podían alejarse mucho de la realidad. Perfecto. Me la estuve apunto de tirar… ¡Dormido! ¡Sonámbulo!... ¡Seré cerdo!

Llegados a ese punto, decidí que no quería volver a sacar mi cabeza a la superficie nunca más. Conseguí apartarme de Silvia a la velocidad de un relámpago y, vencido por el abrumador corriente sanguíneo, aplasté mi ruborizada cara contra la almohada, soltando un quejido.

El único motivo por el que no salía de ese cuarto por piernas era porque Marta me había fallado y Silvia no podía quedarse sola. Por otra parte, tampoco me parecía buena la idea que se quedara con un maldito pervertido.

- Joder… ¡Joder! ¡Lo que me faltaba! –me lamenté, con la voz asfixiada contra el algodón. La risa de mi novia parecía redoblarse por momentos- No me moriré de vergüenza… ¡Me pienso suicidar de vergüenza! ¡Hay una gran diferencia! –gruñí, mosqueado, pero sin retirar mi nariz de la almohada. Con suerte me asfixiaría, esta vez sí. La cantidad de bochorno había cruzado todos los límites de su propia definición en ese momento. Si llego estar enganchado a uno de esos aparatos que te miden el pulso, lo reviento- ¿Por qué me pasan estas cosas a mí? No quiero pensar ni en lo que...

Me callé. Pasaba de los detalles, de verdad . Sobraban.

Vale sí. No era el primer adolescente que tenía un sueño erótico.

Vale sí. No era el primer adolescente que se pone palote delante su novia.

¡Pero seguro que soy el único que intenta violarla dormido!

No sabía que cara debería ponerle, así que me mantuve con el rostro escondida en la almohada, incluso cuando sentí una caricia amable de sus guantes en mi pelo.

- Me quiero fundir –susurré en tono endeble.


Última edición por Lucas Castillo el Vie Mar 16, 2012 7:41 am, editado 1 vez


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Invitado el Vie Mar 16, 2012 7:38 am

Acaricié su pelo con cariño.

- Me quiero fundir
-se quejó avergonzado.
- Venga, Lucas… tampoco te pongas así –intenté animarle sin dejar de mimarlo- No te preocupes, de verdad. A mí no me molestó… -esta vez dejé caer la voz.

En realidad me habría gustado haber podido seguirle el rollo durante más tiempo…

Dejé de sobar a Lucas, recogiendo mi mano de nuevo. Me puse a contemplar la ventana desde la cama. Hacía sol. Parecía que el cielo explotaría de felicidad, justo al contrario que yo.

- Me habría guastado que ese sueño tuyo hubiese sido real… o al menos daría lo que fuese porque algún día pudiésemos realizarlo… -susurré más para mi alma que para él.

Pero sabía que eso estaba prohibido para mí. Nunca podría controlar…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Lucas Castillo el Vie Mar 16, 2012 8:44 am

Me tensé cuando desaparecieron las tiernas caricias del guante de Silvia en mi nuca. Más todavía.

- Me habría gustado que ese sueño tuyo hubiese sido real… -el estupor acudió a mí, haciendo crecer mi sonrojo. Era difícil de tragar. Realmente ¿Silvia quería que lo hiciésemos? ¿De verdad? Yo sabía que me quería, pero nunca me había planteado si podía… desearme. Como yo a ella. Acababa de conseguir que mi pulso se pusiera a bailar una conga de uno. Contuve el efecto de un escalofrío ilusionado subiendo por mi espalda- o al menos daría lo que fuese porque algún día pudiésemos realizarlo…

Suspiró en tono de frustrada melancolía. Fue motivación suficiente para hacerme romper la promesa de “no volveré a enseñar mi geta jamás” y levantar la cara de la almohada. Hice que mis cejas casi se encontrasen.

- ¿Por qué dices eso? –me piqué, poniendo una mueca de ofensa.- ¿Por qué no vamos a…poder?

Silvia desvió su vista de la ventana, arqueando una ceja ante lo evidente. Me observaba como si acabase de darme un golpe contundente en la cabeza y soltara incoherencias a porrillo.

- Ya sé –rodé los ojos- Tú matas –resoplé cansinamente ante la frase que repetía hasta la saciedad, tanto a si misma como a mí- Pero… no será así siempre. Estoy seguro de que no…

Soltó un suspiro decayente, intentando después sonreírme... la cosa no salió como ella tenía planeada. La curvatura de sus labios se perdió en una tristeza muy propensa a contagiarme. Chasqueé la lengua.

- Venga ya, tía –aquello era mosqueante. Desesperante- ¿Por qué no crees un poco en ti? Yo ya lo hago. Todo el mundo aprende a controlar, no serás la excepción…-sonreí de medio lado, burlón- eres especial, pero no tanto. A-además yo… yo puedo ayudarte. Podrías…practicar conmigo.

Los ojos de mi novia se tornaron cóncavos ante mi ofrecimiento. Podía detectar perfectamente el pánico a punto de brotar desde sus entrañas y con tal de pararlo, le tomé una mano. Apreté con devoción.

- ¿Quién si no? Yo soy perfecto para ser un conejillo de indias: Conozco tu poder, no me da miedo arriesgarme –al menos, no si se trataba de ella- y siempre me tienes cerca… solo es cuestión de ir con cuidado ¿Qué me dices?

Era un plan cojonudo. A la que aprendiera, ella y yo podríamos…eso. Podía esperar el tiempo que hiciese falta.

Le sonreí de oreja a oreja, destilando entusiasmo puro hacia todos los costados.


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Invitado el Lun Mar 19, 2012 12:16 am

Me senté de golpe en la cama, alterada.

Vaya… quién diría que tenía fiebre…

- ¿Que qué te digo? ¡Pues que no! ¡Que ni loca! –me exalté.- ¿Pero tú te estás oyendo? ¡Que soy yo de quien estamos hablando! –me exasperé ante su expresión- ¡Lucas, que yo no controlo una mierda, que como ahora nos toquemos la palmas! –era irritante y frustrante al mismo tiempo.

¿Cómo no podía entender la gravedad de la situación? Habíamos vivido el infierno en la Tierra y… ¿de nuevo me pedía que lo matase? Estaba loco. Las personas sería lo último con lo que experimentaría…

Le esquivé de nuevo la mirada, volviendo hacia la ventana, observando cómo las palomas sentían la libertad. Ellas no tenían complicaciones… Envidiaba su vida. Era tan simple, tan tranquila…

- Además… -hablé en voz baja- si practico lo haré con animales -entonces recordé la muerte de Lima- con insectos, mejor…


Sí, matar a esos seres invertebrados no me produciría tanta pena… Aunque antes de todo aquel entrenamiento debería tocar a alguien enfermo para no tener un desafortunado accidente…

Al menos me venía bien estar ingresada en el hospital. No obstante, ¿me dejaría Lucas hacer de mujer samaritana? Vale que fuese una locura andar hasta mi casa pero… dar un paseo por los pasillos de aquel lugar no haría daño a nadie… al contrario, salvaría vidas…

Volví de nuevo los ojos hacia mi novio.

- ¿Qué te parece si me pongo a deambular por las habitaciones? Venga, que estoy b –me miró de tal forma que me cortó ipso facto. Dejé los ojos en blanco- Vale pues… estoy mejor que antes… ¿contento? –sonreí. Sentaba bien eso de volver a nuestras antiguas costumbres…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Lucas Castillo el Lun Mar 19, 2012 9:32 am

A Silvia no le costó demasiado convencerme. Nunca le suponía mucho esfuerzo cuando perfilaba esos pucheros de súplica tan adorables, fundiéndome desde dentro. Estuve a menos y a nada de obligarle a subir en una silla de ruedas para pulularse por ahí, pero al final me conformé con hacerle prometer que a la mínima que la viera tambaleándose o cojeando, volvería ipso facto a la cama sin oponer resistencia.

Supongo que acabé por ceder por el simple motivo de saber que se sentía mejor consigo misma siempre que hacía esas cosas. Su faceta de samaritana era de lo más fascinante. Me gustaba ver su sonrisa cuando los huesos de alguien que había sido atropellado se soldaban bajo su tacto. Cuando, con una caricia, podía hacer revivir a alguien que se debatía entre vivir para siempre enchufado a la respiración asistida o la muerte. Devolvía esperanza, risas y alegría a familias enteras a cambio de nada.

Era un prodigio. Una maravilla de persona. Una chica espectacular.

- Debe ser muy jodido eso de tener un edema pulmonar –musité mirando con abierta curiosidad hacia la sala que acabábamos de abandonar. La tía esa por poco se muere ahogada. Menos mal que mi novia había actuado con admirable eficacia.

Le rodeé la cintura distraídamente, apretándola a mi costado. Prefería invitarla a que apoyara su peso en mí antes que recargara en exceso su maltrecho tobillo. Que ella me hubiera dicho que no era culpable de nada me libraba de cierta parte de mi mal de conciencia, pero no de su totalidad. Para nada.

Estaba a punto de proponerle el final de la ronda cuando nos topamos con una de las pocas personas que no creía que volvería a ver ese día. Ni ese día, ni esa semana, ni ese mes, ni ese año. Pero la tía de Silvia seguía ahí.

Pestañeé por la sorpresa, quedándome helado ante esa figura rubia y desgarbada, hecha un ovillo en una de las sillas donde la gente se sentaba a pasar. Temblaba. Temblaba tanto que podía ser ese un buen motivo para no haber salido corriendo del edificio o, ya puestos, de la ciudad.

- M-marta… -la palabra me salió sin tenerlo planeado. Podría ponerle una puntuación del nueve al bote de espanto que pegó.
- ¡No te acerques! ¡No te acerques a mí! –chilló con un timbre que se definía por su histerismo.

Negué inmediatamente con mi cabeza. No habría sido capaz de arrimarme a alguien que desprende esa cantidad de indefenso pánico hacia mi persona. Me recordó muchísimo a mi madre el día que me pilló convertido en ella… Tragué, ignorando la punzada de dolor viejo en mi pecho.

- Yo no iba a...
- P-pero… ¿Se puede saber qué eres tú?

Silvia, anclada a mi lado, frunció el ceño. La vi abrir la boca, puede que para soltar una protesta indignada.

- Ssssht. Me lo ha preguntado a mí –murmuré, casi afectuosamente. Torcí el gesto hacia su tía. A veces el conocimiento nos libra del terror…una pena que no supiese exactamente qué contestar- No lo sé…Metamorfo supongo que sería la palabra –me encogí de hombros, pellizcando una uña con mis colmillos- De verdad que no lo hago con mala intención. Quiero decir… solo quería ayudarla.

Marta no prestó atención hacia mi mención a Silvia. Me seguía mirando como si acabara de pillarme en medio de un festín de cadáveres y yo fuera el chef. Una expresión de aprensión y desprecio que conocía como la palma de mi mano.

- Solo quería decirte… que lo siento. Siento que me hayas confundido con tu hermana –mi novia hizo un segundo ademán por hablar. Levanté una mano para que callara, impolutamente serio- Marta… de verdad que… no volveré a acercarme a ti ¿Vale? Intentaré que no me vuelvas a ver el pelo, pero…tienes que jurarme que no dirás nada ¿Eh? Por favor. Es importante. Hay más gente implicada, n-nadie puede enterarse.

Negó con la cabeza, fuera de sí. Y escondió su demacrada cara entre las rodillas como mecanismo de protección.

- Me estoy volviendo loca… es eso…es eso…


También sería un motivo para dejar de beber ¿No?


avatar
Lucas Castillo
Mod

Mensajes : 1022
Fecha de inscripción : 26/11/2011
Localización : Valle Perdido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Invitado el Miér Mar 21, 2012 8:05 am

Lucas le suplicó que guardase silencio pero Marta ya no podía más… estaba aterrorizada, confusa y… cambiada.

Me dolía verla en ese estado. Antes ella no era así… era alegría, diversión inconsciente y… felicidad. Si había un adjetivo para definirla era ese: feliz.

Siempre tenía una sonrisa y un chiste para ti, pero ahora… ahora todo era distinto. El pavor, la angustia, la depresión y el alcohol la habían consumido…

- Marta… -la llamé preocupada. Me despegué de mi novio con claras intenciones de ampararla.

- ¡No, aléjate! –solo obtuve esas palabras por su parte. Me dolió. De nuevo me rechazaba como el Ángel de la Muerte que soy…

Tragué saliva, dispuesta a no dejarme amedrentar.

Así pues, la hice caso. Me senté salvando la distancia de una silla. Me habría gustado tenderle mi mano como señal de apoyo pero sabía que la rechazaría.

- No estás loca, ¿vale? –intenté parecer segura y a la vez tranquilizadora. No sé si lo conseguí.

No parecieron surgir efecto mis palabras, ella solo negaba repetidamente con la cabeza estando cobijada en sus piernas. Me dio muchísima lástima. Estaba sufriendo tanto a mi causa… ella necesitaba más a su hermana que yo a mi propia madre.

- Marta… -lo intenté de nuevo. Al fin asomó la cabeza. Algo era algo…- sé que todo esto es por mi culpa, ¿vale? Y da igual todas las veces que me disculpe porque eso no cambiará lo ocurrido… -de nuevo empezó a resquebrajarse. Me puso más nerviosa por lo que me dediqué a juguetear con los pliegues que trazaba mi pijama- pero Lucas no ha hecho nada –sonó algo desesperado, pero era normal, así me sentía yo. Era imprescindible que lo entendiera…- No reveles su secreto… -luego recordé que quizás sí que estaba por la labor de que desapareciese yo de su vista- ni el mío…

Era descorazonador. La estaba pidiendo que no se deshiciese de mí. Hace un año nunca había pensado en algo de tal calibre. Dolía.

- Intentaremos que nos veas lo imprescindible… -mi angustia estaba revelándose poco a poco- es más… si quieres… si quieres ni siquiera limpiaré la casa, ni te haré la comida… ¿Contrataremos a alguien, vale? Pero por favor… no digas nada… no tienes ni idea de lo que nos pueden hacer… -tenía miedo. Miedo de ellos pero de Juliette en especial.

Hubo un silencio tan agresivo como los cortes que hacían los cuchillos.

Me quedé contemplando los demacrados ojos de lo que un día fueron los de mi tía favorita. La imploraba con mi expresión, a punto de que mis lágrimas resbalasen por mis mejillas.

- Vale –concluyó- quiero que estés lo más lejos de mí.

Y dicho esto se alejó de nosotros, dejándonos plantados en el hospital.

Por una vez en mucho tiempo ella estaba decidida. Sabía lo que quería, pero desafortunadamente no era a mí. Ella me… odiaba, no me quería. Era como si, al no tener a mi madre, Marta ya no tuviese familia…

Al cabo de un rato fui consciente de que un líquido salado corría por mi rostro. No me extrañó. Al fin y al cabo… ¿qué iba a esperar? Algo como un: “No, Silvia, si yo te quiero… ¿Cómo voy a querer no estar contigo? Hazme más compañía, cielo”. Ni por asomo…

Me levanté del asiento y fui directa a Lucas para que me envolviese. El puñetero brazo inválido me estorbaba, pero ello no me impidió que descargase mis penas en él.

Lo necesitaba y sabía que no me abandonaría. Era lo único bueno que tenía en mi vida.

- Vayamos a la habitación… -susurré apenada.

Marta nos acababa de dejar en la estacada, así que como no firmase Lucas el alta voluntaria haciéndose pasar por mi tía, íbamos a tener que hacer turnos de sueño… solo con el fin de que, cuando Lucas estuviese en su fase de sonámbulo, yo le despertase…

Menudos días no esperarían…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Confundida (Lucas)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.