Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Mar Oct 22, 2013 9:10 pm.
Últimos temas
» ¿Os interesaría hacer un foro de un internado?
Mar Feb 24, 2015 5:30 am por Rol

» Solicitud de baja
Mar Ago 26, 2014 9:45 am por Sandra Castillo

» Charles [Dennis, Dani y Jason]
Vie Abr 18, 2014 9:54 am por Dennis Martin Ingram

» Hanna's Relationship
Miér Feb 19, 2014 7:40 am por Hanna Montgomery

» Registro de Casas
Miér Feb 19, 2014 3:42 am por Sandra Castillo

» Registro de personajes
Miér Feb 19, 2014 3:31 am por Sandra Castillo

» Registro de Poderes
Miér Feb 19, 2014 3:24 am por Sandra Castillo

» Ficha de Hanna Montgomery
Miér Feb 19, 2014 3:23 am por Sandra Castillo

» Registro de Avatares
Miér Feb 19, 2014 3:23 am por Sandra Castillo

Tinypic
Image and video hosting by TinyPicForo rol Vista OceanoImage and video hosting by TinyPic Quimera Asylum http://illiweb.com/fa/pbucket.gif PhotobucketNo Paradise In DarknessForo rol comunidad de policías rolMagic WorldHomenun Revelio Internado AstoriaMauna Loa: Academia Militar Darkest Night: El foro de rol de DC ComicsTLCPhotobucket Blue Bloods
Foro de rol basado en la serie "Los protegidos" presentada por Antena 3. Las ediciones de las imágenes, historias, textos, fichas y demás son propiedad del foro y no pueden ser distribuidas sin autorización del autor o de un administrador respectivamente. Licença Creative Commons
This work is licensed under a Creative Commons Atribuição-Uso não-comercial-Compartilhamento pela mesma licença 2.5 Spain License.

Juegos con un desconocido (Dennis, +18)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Juegos con un desconocido (Dennis, +18)

Mensaje por Dennis Martin Ingram el Sáb Jul 28, 2012 7:02 am

Estar ahí acostados, abrazados de aquella peculiar manera y en aquel mismo instante tranquilizaba la mente del chico. Ralentizaba su funcionamiento y poco a poco la adormecía sin que su propietario siquiera se diese cuenta. No tardó más de unos minutos en sumergirse en un sueño profundo. Tan profundo que si no estuvieses muy cerca de él apenas te darías cuenta de que respiraba. Sueño hondo y respiración ligera, tal vez se había pasado anoche con el alcohol pero también puede que fuese por el rápido descenso de adrenalina en el cuerpo.

Y soñó. ¿Qué? Ni él lo sabría decir. Veía imágenes, como de costumbre. La gente solía entender sus sueños, pero Dennis no entraba en esa categoría. Él simplemente soñaba, cosas extrañas que no tenían sentido alguno, ni siquiera había veces en las que se distinguían cosas en su mente. Era una extraña papilla de aquellas que se parecían a un montón de sabores diferentes de helados que se habían derretido juntos.

Por fuera se veía tan tranquilo e incluso feliz. Y lo estaba, desde luego. Algo que se reflejaba en sus ojos y su pelo. Como de costumbre se reflejaba en ambos. Sus ojos prácticamente brillaban, aunque no se veían por tenerlos cerrados, mientras que su pelo era rubio. Su poder se descontrolaba en pocas situaciones, pero aún así eran situaciones comunes en su caso. Hacía lo que le daba la gana cuando Dennis estaba dormido, muy borracho o simplemente sentía emociones demasiado fuertes.

Y ahora había dejado a Erika prácticamente sola. Sí, era un muy mal caballero a veces.

FdR: Mierda de post... .-. No se me ocurre nada XDD
avatar
Dennis Martin Ingram

Mensajes : 237
Fecha de inscripción : 30/06/2012
Edad : 22
Localización : so fuckin sexy

Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/NansyDK

Volver arriba Ir abajo

Re: Juegos con un desconocido (Dennis, +18)

Mensaje por Invitado el Dom Jul 29, 2012 10:29 pm

Aquel hombrecillo no parecía ser un fuera de serie. Había aguantado, sí, pero hasta cierto punto. Ahora tomaba el aire entre lo que parecían jadeos faltos de energía.

Otrora habría pensado lo conveniente que me resultaba.

En este momento sólo conseguía pensar lo sola que me dejaba ante mi debilidad mental…

Y carnal.

Era impresionante esa lascivia que se apoderaba de mi cabeza, que me hacía tener pensamientos desvergonzados acerca de aquella criaturita que descendía del cielo, las tentaciones que cierta vez había tenido en aquella orilla regresaban a mí una y otra vez. Por lo más sagrado, ¿qué clase de lujuria extraña e implacable me estaba asaltando?

Entre divagaciones, continué refugiada en su pecho mientras acariciaba su piel distraídamente. Aguanté así hasta que su respiración se tornó regular; su pecho ascendía y descendía con calma sistemáticamente, con una quietud que casi hasta me asustaba…

Sí, al fin había caído derrotado por el sueño.

¿Has visto? Ya estás sola de nuevo.



¿No lo ves? Ya se está convirtiendo en costumbre.

Ya lo sé.

¿Cómo piensas remediarlo?

No lo sé.

¿Eso es todo?

Sí…

¿No piensas añadir nada más?



Está claro que esto no va a ningún lado…

Eso tú no lo sabes.

Se ve a la legua.

No es verdad.

¡Claro que lo es!

¡Te he dicho que no es verdad!

Por desgracia para mí, continué contradiciéndome a mí misma. Estaba tan absorta en mis propias discusiones que sólo salí de aquel ensimismamiento cuando las voces decidieron que había despilfarrado demasiado el tiempo; y, en verdad, había perdido la noción de éste.

¡Vamos, palurda! ¡Ya estás otra vez atontada! ¿Se puede saber cuándo pondrás a funcionar esa maldita cocorota? – chirrió la voz cascada de Dessy la Anciana.

¡Pa-lurrrrrrrrda! ¡Pa-lur-da! – reiteró Demencia. – ¡Tonta, tonta, tontaaa! ¡Eres PALURDA! ¡Ha-ha-haaaa!

¡Y tú calla, boba! –, reprendió la anciana de nuevo –, ¡Hay que ver! ¡Menuda panda de incompetentes me rodea!

¿¡INCOMPETENTE!? – espetó Modestia – ¿¡Cómo osas!? ¡Eres inferior! ¡Todas sois inferiores!

T-hee-hee… ¡No me importa! – graznó en respuesta la Insaciable – ¡Te puedo comer! ¡Te voy a comer! ¡Ñam, ñam, ñaaammm! – soltó una carcajada histérica. Justo después cambió de conversación, como si la anterior no le interesase ni lo más mínimo. – Tienes que comértelo… – comenzó en un susurro tentativamente. No le duró mucho, pues volvió a alzar la voz en su habitual graznido – ¡Cómetelo! ¡Deshuésale como si fuera un pollo! ¡Devóraloooo!

La discusión crecía por momentos y los desvaríos con ella, pero el tiempo corría y lo único que podía sacar en claro era que no debía quedarme allí. Mi conciencia, que otra vez se había materializado frente a mí y seguía cada uno de mis movimientos, me lo impedía.

Ahogué un gemido cuando una etérea Eli hizo el gesto de mirar a un reloj dibujado sobre su sublime muñeca y, después, alzó la vista con un mohín de desagrado; al parecer no le gustaba nada que me demorase más en aquel lugar…

Diablos, si es que ni con cara de enfado conseguía dejar de ser preciosa…

Imponente y majestuosamente hermosa…

Frunció aún más el entrecejo.

Ya voy, ya voy… – musité silenciosamente. No podía permitir que el pimpollo se diese cuenta del intento de fuga.

Sigilosamente, me levanté de su lado, con excesiva precaución para zafarme de esa mala tentativa de abrazo. Seguía tomando aire plácidamente, con una expresión feliz en el rostro y un cierto brillo en su cara. Estaba “resplandecientemente” contento. O igual era ese nuevo tono de pelo el que hacía fulgurar su cara. Bien, en ese sentido era un fuera de serie. No reprimí una sonrisa, me enternecía tener a una nueva joyita entre mis manos. Seguro que a Madre y Padre arderían en ascuas de saber de su existencia… si estuviese entre mis planes contarlo… No era el caso. Querrían hacerse con él.

Pero a éste no le iban a tocar.

Iba a utilizarle hasta que me cansase.

Era mío.

Salí del cubículo donde se encontraba la cama, y, sin prisa pero sin pausa, volví a ponerme la ropa. Todavía seguía riendo ante la ridiculez de la situación. Había sido coser y cantar… Igual hasta había sido demasiado fácil. Era ridículo pensar en apoderarse de un “agraciado” – menudo nombre más inoportuno para denominar a un pobre desgraciado que no podía evitar cambiar el color de su melenilla – con esa sencillez… y… y de esa manera tan… sustanciosa…

Si Eli me viese…

Ese pensamiento tornó mi cara en un gesto de amargura. Cogí los zapatos, ya me los pondría por el camino, y eché un último vistazo a la habitación. Volví sobre mis pasos antes de marchar; deposité un leve beso en la frente del chavalito, que se removió a ambos lados de la cama, pero sin llegar a despertarse. Curiosamente, seguía refulgente. Brillante. Tanto por esa sonrisilla causada, quizás por algún sueño placentero o quizás por el gusto del descanso, como por esa clarísima tonalidad pilosa.

Menudo fichaje…

Pasé la mano por sus dorados cabellos.

Nos volveremos a ver, muchachito –, susurré.

Acto seguido, salí por la puerta sin mirar atrás.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.